Un total de 24 empresas han presentado sus ofertas para encargarse de la demolición de las dos naves donde está proyectada la construcción del Neoalbéniz, el edificio que acogerá la ampliación del cine de la calle Alcazabilla y que será la sede del Festival de Cine de Málaga.

Ayer se produjo la primera mesa de contratación, según explicó a este periódico el concejal de Urbanismo Raúl López, en la que se debe verificar toda la documentación administrativa de la veintena de ofertas presentadas a la Gerencia de Urbanismo.

Aún queda por convocarse una segunda mesa en la que los licitantes presentan la oferta económica y, una vez revisada, Urbanismo propondrá un candidato para la adjudicación de la obra.

El concejal de Urbanismo calcula que este procedimiento podría extenderse en torno a un mes. «A partir de ahí adjudicaremos la obra, se presentará el plan de seguridad y salud...», añadió Raúl López. Con estos plazos, la Gerencia de Urbanismo estima que en el primer trimestre de este año concluirá el expediente de adjudicación, de manera que los trabajos de demolición comenzarán a partir de marzo o abril.

El coste de licitación ronda los 181.000 euros, con un plazo de ejecución de cuatro meses.

Supervisión arqueológica

La demolición de las dos naves ubicadas a las faldas de la Alcazaba supone el primer paso para la construcción del Neoalbéniz, un nuevo equipamiento que tendrá 1.500 metros cuadrados, más de 200 butacas de cine y que también acogerá las oficinas de la Málaga Film Office así como dos contenedores empresariales destinados a firmas audiovisuales locales.

El verano pasado, la Delegación provincial de Cultura autorizó la demolición de estas dos construcciones, en las que se realizó un análisis arqueológico exhaustivo ante la posibilidad de que aparecieran restos de la muralla y la barbacana medievales.

Al confirmarse la presencia de un resto de la muralla medieval, Cultura dictó que la parte identificada deberá ser «debidamente consolidada, protegida y apeada para evitar su afección durante el proceso de demolición de los inmuebles contemporáneos». Además, Urbanismo explica que la demolición se realizará con supervisión arqueológica, que se encargará de realizar controles por si emergen nuevos restos que deban ser analizados.

Desde el Área de Cultura afirman que después del derribo se llevará a cabo una excavación arqueológica que durará aproximadamente un mes para localizar la barbacana medieval que, tal y como explica Noelia Losada, está previsto que aparezca y se integre, según informó en su momento la arquitecta del proyecto del Neoalbéniz, Natalia Muñoz.

«Es zona cero de restos arqueológicos por lo que ya se prevé que aparezca la barbacana y va a tener todo el estudio arqueológico que sea necesario, porque es zona caliente», añadió Noelia Losada, que apuntó que el derribo de las dos naves es «inminente».