Más de 300 personas han participado este domingo, según la organización, en una nueva jornada de plantación y limpieza para reclamar un bosque urbano en los terrenos de la antigua Repsol.

En la jornada, organizada por Bosque Urbano Málaga, AndaLimpia y Voluntarios Amigos del Mar, se han plantado diversos ejemplares mediterráneos y se han recogido varios cientos de kilos de residuos. Después de esta actividad, la cifra de árboles y arbustos autóctonos plantados en los terrenos se acerca a los 200 ejemplares.

Los participantes han plantado ejemplares de pinos piñoneros, algarrobos, encinas, lentiscos o jaras, todas ellas especies adaptadas a las particulares condiciones ambientales de los terrenos. Además, han retirado varios cientos de kilos de residuos que se acumulaban en los espacios circundantes. A la jornada han acudido numerosos vecinos de la zona, así como representantes de diversas organizaciones, tales como Greenpeace, Friday for Future o Ecologistas en Acción, entre otras.

Al finalizar esta plantación, Bosque Urbano Málaga ha celebrado una asamblea en los terrenos para informar a la vecindad de los planes de actuación de la plataforma a corto y medio plazo, así como para dar a conocer a los participantes la actualidad que afecta a los terrenos de la antigua Repsol, "que pasa de manera inmediata por el proceso de subasta impulsado por la Gerencia de Urbanismo a fin de llevar a efecto los planes de urbanización del equipo de gobierno municipal, que contempla la construcción de cuatro rascacielos, varios edificios y un gran centro comercial en esa misma superficie".

En la asamblea, el portavoz de la plataforma ciudadana, Pedro Francisco Sánchez, ha asegurado: "Es hora de que el Ayuntamiento de Málaga tome conciencia de que un movimiento ciudadano se ha empoderado en los terrenos y está contribuyendo a mejorar la ciudad".

La plataforma Bosque Urbano Málaga viene organizando estas jornadas de plantación desde su creación en 2016. Desde entonces realiza esta actividad al menos dos veces al año, para ir incrementando progresivamente el número de árboles de la zona.

También, han apuntado, para ir dotando al vecindario de una zona de esparcimiento "que palie las grandes carencias ambientales que sufren Cruz de Humilladero y Carretera de Cádiz, dos de los distritos con mayores densidades de población de la Unión Europea, con ratios de zonas verdes que apenas superan los dos metros cuadrados por habitante en muchos de sus puntos".

La plataforma Bosque Urbano Málaga propone que el PGOU vigente sea modificado para integrar en los terrenos de la antigua Repsol una infraestructura verde de 177.000 metros cuadrados.