Málaga contará con un pacto por el litoral en el que participarán todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Málaga, con el objetivo de impulsar un plan de uso y gestión de la costa de la capital, bajo la coordinación de la concejalía de Playas.

Así se ha acordado por unanimidad ante una moción presentada por el partido socialista, con una enmienda en su redacción sugerida por el Partido Popular. De manera que la propuesta queda de la siguiente manera:

"Instar a todos los grupos políticos de este ayuntamiento a garantizar el apoyo necesario para que, bajo el impulso de la concejalía de Playas, se desarrolle un plan de uso y gestión del litoral de Málaga teniendo como horizonte la Expo 27".

La comisión ha aprobado también por unanimidad instar a Demarcación de Costas a que retire todos los restos existentes en la playa de la Misericordia procedentes de la antigua fábrica del plomo que se encuentran enterrados y así eliminar los riesgos para la salud cuando se producen fuertes temporales.

En relación a los efectos de las tormentas en el litoral malagueño, también se ha aceptado instar a todas las administraciones competentes a llevar a cabo todas las actuaciones necesarias para garantizar la estabilidad de las playas y resolver los problemas existentes a través de los Fondos Europeos.

Por el contrario, se ha rechazado pedir al equipo de Gobierno que realice un análisis del estado de la arena en la playa de la Misericordia, como pedía el partido socialista, ya que, según ha explicado la concejala de Playas, Teresa Porras, ese estudio ya se realizó en 2018 con resultados favorables. En este sentido, Begoña Medina ha pedido que se hagan públicas las conclusiones de dicho análisis.

Asimismo, tampoco ha salido adelante un punto de la moción en el que se instaba al equipo de Gobierno a que disponga "los recursos necesarios cuando se produzcan fuertes temporales, para que, en el menor tiempo posible, las playas y los paseos marítimos vuelvan a su estado original", al rechazarse una enmienda sugerida por Porras en la que se pedía un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y Demarcación de Costas para disponer del canon de explotación que pagan los chiringuitos de Málaga, que asciende a 345.000 euros, para la realización de estos trabajos.