Una operación internacional ha permitido desmantelar cinco fábricas clandestinas de cigarrillos con una capacidad de producción potencial de dos millones de unidades al día. El operativo, desarrollado en las provincias de Málaga, Cádiz, Jaén y Sevilla, también ha neutralizado dos plantaciones de marihuana. Hay ocho detenidos de nacionalidades española, ucraniana y moldava como presuntos miembros de una organización criminal que distribuía nacional e internacionalmente el tabaco y las sustancias estupefacientes. La operación la han llevado a cabo la Policía Nacional y la Agencia Tributaria y en colaboración con la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, el Servicio de Aduanas del Reino Unido y la Guardia di Finanza de Italia.

Las investigaciones comenzaron a mediados de 2021, cuando se tuvo conocimiento de la llegada a España de un camión procedente de países del este de Europa con efectos destinados a la fabricación de tabaco ilegal. Eran máquinas y piezas para el montaje de una planta de producción de cigarrillos. Los agentes comprobaron que el vehículo realizaba viajes con frecuencia y se dirigía siempre a los mismos lugares: Villacarrillo (Jaén), Carmona (Sevilla) y en las localidades gaditanas de Medina Sidonia y Jerez de la Frontera. Las labores de vigilancia permitieron detectar movimientos entre 18 lugares diferentes, concretamente tres domicilios y 15 naves industriales de distintos tipos que estaban vinculados entre sí.

Ante la posibilidad de que se estuviera cometiendo un delito contra la propiedad industrial y de contrabando, se planificó la entrada y registro de los domicilios y de las naves industriales localizadas. Ocho personas fueron detenidas, tres de ellas como presuntos responsables de la organización y cinco como colaboradores y miembros de la misma. Los investigadores comprobaron que existían dos fábricas completas en disposición de producir tabaco en Medina Sidonia y en la localidad sevillana de Utrera, con la maquinaria necesaria para su empaquetado y envasado. Disponían de la infraestructura precisa para alojar en las instalaciones a trabajadores de forma permanente. Otros tres emplazamientos ubicados en Carmona, en Antequera y en la jienense de Chilluévar se encontraban equipados con la maquinaria necesaria para procesar la hoja de tabaco y facilitar a las demás la materia elaborada.

Una de las fábricas desmanteladas. L. O.

Entre los efectos incautados se encuentra una recuperadora, maquinaria de gran sofisticación y muy novedosa en el historial de fábricas de tabaco desmanteladas hasta la fecha. Se trata de una máquina que permitía recuperar los desechos de tabaco de la propia fabricación para producir nuevo producto. Los agentes intervinieron a la organización criminal un total de 4.600 kilogramos de tabaco de picadura, 400 kilos de strips (hoja troceada y tratada), 573 cajetillas de tabaco de diferentes marcas, un camión, 2.335 euros en efectivo, un arma simulada, dos armas de fuego, munición y diverso material empleado para la fabricación, embalaje y almacenamiento del tabaco. Los investigadores estiman que la organización habría destinado al menos dos millones de euros de inversión para poner en marcha la cadena de producción.

En la operación también se localizó una plantación completa de marihuana alojada en el interior de una nave de Utrera. Había1.182 plantas en fase de crecimiento y otra plantación en fase de montaje en Chilluévar.