El primer patronato celebrado por la Fundación Instituto Ricardo Valle de Innovación (INNOVA IRV) ha elegido a su comité ejecutivo, que está compuesto por diez representantes de empresas de cada área de acción y que se reunirá de forma periódica (la intención es hacerlo una vez al mes). El comité estará presidido por Ezequiel Navarro, consejero delegado del Grupo Premo por el área de microelectrónica, acompañado de nueve vicepresidencias, según han explicado fuentes del nuevo instituto. El vicepresidente primero será Bernardo Quintero, reponsable de la malagueña Virus Total (empresa de Google), liderando el apartado de ciberseguridad.

Junto a ellos figuran Rafael Sánchez de Endesa (economía circular), Antonio Gómez-Guillamón de Aertec (sistemas aeroespaciales), José Manuel Melero de Ericsson (5G), Toni de la Prieta de Accenture (inteligencia artificial), Fernando Hardasmal de Dekra (vehículo eléctrico y conectado), Javier López de la Universidad de Málaga (colaboración universidad-empresa), Natalia Pérez del PTA (colaboración con el Málaga Tech Park) y Antonio Urta, del consejo social del Hospital Regional (salud digital).

Ezequiel Navarro, consjero delegado de Premo y presidente del comité ejecutivo del Ricardo Valle. L. O.

Bernardo Quintero, responsable de Virus Total y vicepresidente primero del comité ejecutivo del Ricardo Valle. Alex Zea

La Fundación está pendiente de incorporar a un director general y a un director técnico, puestos que se espera tener cubiertos para final de mes. Se han recibido ya, de momento, cerca de 150 currículos entre ambos. El Patronato se quiere reunir al menos cuatro veces al año.

El primer patronato se ha celebrado en el Málaga Tech Park (PTA) con presencia de las entidades e instituciones fundadoras (la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, el Ayuntamiento de Málaga, Mayoral, Fundación Sando y Grupo Myramar) y con un elenco de empresas colaboradoras que ya suma a 26 grandes compañías nacionales e internacionales.

El proyecto, que en un primer momento se denominó Innovalia, comenzó a gestarse en 2020 y está inspirado en el Instituto Fraunhofer alemán como instrumento para ganar competitividad, escala, atraer inversiones y fomentar la creación de nuevas empresas de Base Tecnológica NEBT. De hecho, uno de los objetivos es generar un centener de firmas de este tipo a lo largo de los próximos años, además de 930 empleos directos de alta cualificación y 2.084 empleos indirectos en 2026, entre otros parámetros

.