Los usuarios que se desplacen en los vagones del metro de Málaga podrán viajar también a través de ocho siglos de historia de la ciudad gracias a la creación de un espacio expositivo con los restos arqueológicos hallados durante las obras de esta infraestructura.

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, que ha visitado este sábado el espacio expositivo junto a los consejeros de la Presidencia, Elías Bendodo, y de Fomento, Marifrán Carazo, ha resaltado que estos restos arqueológicos "no han sido un problema, sino que ha surgido una gran oportunidad de su hallazgo".

En las obras se hallaron restos de antiguas viviendas del arrabal oeste de la Málaga musulmana, que han sido trasladados con grúas de gran tamaño en 108 palés con piezas y reconstruidos en su ubicación definitiva.

En una de las márgenes del río Guadalmedina se localizaron restos que se corresponden con el Arrabal de Attabanim, datados de los siglos XI al XIV, junto a otros vestigios de la época moderna, de los siglos XVI a XVIII y cuatro depósitos o piletas de la época contemporánea.

También se encontraron unas curtidurías y vestigios de los siglos XVIII y XIX de la zona de muelles, concretamente depósitos, tinajas, elementos cerámicos y pavimentaciones de grandes dimensiones.

Además, junto a la futura zona expositiva se hallaron dos segmentos de muralla de cierre del arrabal musulmán, de los siglos XII, XIII y XIV.

En la adecuación de este espacio expositivo en el primer nivel del túnel bajo la avenida de Andalucía se invertirán 1,3 millones de euros, y para ello en este primer trimestre se licitará la redacción del proyecto con un presupuesto de 69.000 euros.

La inversión asociada a las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo en la obra de terminación del tramo Renfe-Guadalmedina del metro de Málaga, desarrolladas en esta legislatura, ha ascendido a 6,2 millones de euros, a lo que se sumarán los 1,3 millones de este proyecto.