El próximo 3 de febrero saldrá a las 10.00 horas desde la calle Alcazabilla de Málaga capital la marcha integral de la Desbandá hacia Almería, recorriendo a pie los aproximadamente 240 kilómetros que separan a las dos ciudades mediterráneas. Es la marcha número 6 desde que se comenzó a realizar en 2017, y coincide con el 85 aniversario de la huida de la población malagueña, el 7 de febrero de 1.937.

Las tropas franquistas compuestas fundamentalmente por marroquíes e italianos con el apoyo de la aviación alemana e italiana entraron en Málaga el 8 de febrero por la mañana, cuando la mayoría de la población, en su huida por la que se llamó carretera de la muerte, ya habían sobrepasado Torre del Mar, han recordado desde la Asociación la Desbandá.

Con la llegada este año a Almería, el próximo día 12 de febrero se quiere rendir homenaje a las víctimas de los bombardeos que desde el mar llevaron a cabo los aviones alemanes, ese mismo día hace 85 años. Este bombardeo daría lugar a la extraordinaria obra de ingeniería de los refugios, que actualmente es una de las principales visitas histórica-cultural de la ciudad.

Los organizadores de esta marcha han presentado este lunes las actividades que se realizarán para conmemorar estos momentos. La marcha de este año trae dos novedades, la primera, y coincidiendo en el día 6 de febrero que llega la marcha a Salobreña, en la desembocadura del río Guadalfeo, hito histórico de la Desbandá, se inaugurará un monumento honorífico a las personas, que entre 250.000 y 300.000 huyeron del fascismo y fueron ametralladas por tierra, y aire.

En ese punto, cada año se hace el acto central de la marcha, con personas supervivientes, instituciones que nos apoyan, así como otras organizaciones.

La segunda novedad es el día anterior de la salida del 3, cuando se realizará una etapa prólogo, que recorrerá un sendero desde el Boquete de Zafarraya hasta Periana. Por el Boquete, pudieron pasar unas 50.000 personas que venían huyendo de los pueblos limítrofes con Málaga del sur de Granada. Este paso fue protegido gracias al heroísmo de los milicianos republicanos que consiguieron defender el boquete el tiempo suficiente para permitir poner la población civil a salvo, han explicado.

Como en años anteriores, los organizadores quieren "seguir alcanzando los objetivos que nos propusimos desde el inicio de nuestras marchas", han dicho, como son "sacar del olvido la mayor masacre ocurrida en este país contra población civil y exigir verdad, justicia y reparación para las miles de víctimas".

Además, este año concretamente pretenden "denunciar el incumplimiento de la Ley de Memoria por el Ayuntamiento de Madrid, al reponer el nombre la calle 'Crucero Baleares', conocido como uno de los barcos que bombardeó desde Málaga hasta Motril a la población civil que huía por la carretera 340 del terror fascista".

Además de la marcha, se ha previsto un programa cultural, donde durante todas las tardes de los diez días se presentan libros, exposiciones u obras de teatro "todas con el sentido del repudio a la guerra, la masacre de las poblaciones civiles, la defensa de las personas refugiadas y el rechazo al fascismo como ideología de la barbarie".