Ómicron y su explosión de contagios han cambiado la forma de entender la pandemia. Mucho más infecciosa que las anteriores, la nueva cepa llegó a la provincia a mediados del pasado mes de diciembre y, desde entonces, el número de casos no hizo más que crecer. Ahora, a las puertas de doblegar esta sexta ola de coronavirus, el descenso de casos podría ser igual de rápido que su aumento, informan los expertos.

Atendiendo al comportamiento de la variante en otros territorios como Sudáfrica -donde tanto el número de contagios como la positividad comenzó a descender a un ritmo más acelerado que en oleadas anteriores-, se espera que esta tendencia se repita en nuestro país. Por el momento, la positividad en Málaga ha bajado ligeramente en la última semana y se sitúa en un 38,3%. A pesar de continuar en riesgo muy alto, la velocidad a la que suben los contagios en la provincia ya empezó a disminuir hace varios días.

El virólogo José Antonio López Guerrero indica que, si bien esta disminución de casos no será tan pronunciada como en otros lugares, sí será más rápida que en oleadas anterior: «Iremos bajando a un ritmo más acelerado del que hemos visto en otras olas, en las que el descenso de media era de dos o tres casos por día».

López Guerrero asegura, así, que durante los próximos días, «tendremos bajadas de contagios mucho más pronunciadas». En esta misma línea, este fin de semana se han contabilizado casi 2.200 casos menos que durante el anterior. Málaga notificó ayer 3.277 positivos en las últimas 48 horas, 2.197 menos que en el mismo periodo de la pasada semana, en el que se registraron 5.474 casos. Lo mismo ocurrió con la tasa de incidencia, que experimentó una bajada de 38,9 puntos en la provincia y 77,3 en la capital, situándose en 1.174,8 y 1.292,1 casos, respectivamente.

Con estas cifras, todo apunta a que nos encontramos en el pico de la sexta oleada de coronavirus, indican los expertos: «Se están contabilizando menos casos a diario, es verdad que se han dado picos de subida y demás, pero creo que todos los datos de la semana pasada apuntan a que se está doblegando la curva», apunta José Antonio López Guerrero.

De este modo, los profesionales esperan que esta tendencia se siga sucediendo y conseguir una situación pandémica moderada durante esta misma semana. En este punto, las hospitalizaciones serán el indicador que determine en qué situación se encuentra la provincia.

El delegado de Salud, Carlos Bautista, confirma que el pico de la ola ya se ha alcanzado en Málaga y asegura que «estamos muy pendientes de los datos hospitalarios, de los ingresos en planta y en UCI». En las últimas 48 horas, la provincia ha registrado 97 nuevas hospitalizaciones, cuatro de ellas en la Unidad de Cuidados Intensivos. A día de hoy, en los hospitales malagueños permanecen ingresadas 438 personas infectadas por Covid-19, 43 en UCI.

«El contagio es masivo, se está contagiando una amplia mayoría de la población, por lo que los ingresos en planta y en UCI han subido mucho», alerta Bautista, que advierte de la necesidad de que los ciudadanos «sigan cumpliendo con las obligaciones y con la vacunación. Las vacunas están haciendo milagros, si no estaríamos hablando de una catástrofe».

En este sentido, el delegado de Salud destaca la buena evolución de la campaña en Andalucía: «Tenemos las mayores tasas de vacunación de España». Durante este fin de semana se han administrado 20.822 dosis de la vacuna contra la Covid-19. Este último incremento eleva el total de inoculados con la pauta completa hasta el 79%, rozando la inmunidad de grupo. Por su parte, el número de malagueños que disponen, únicamente, de la primera dosis se sitúa en 1.413.590, un 83,8% del total de la población diana.

Fin de la pandemia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó recientemente que ómicron infectará al 60% de los europeos antes de marzo, y que esto podría suponer el final de la pandemia. Los expertos no ven el fin tan cerca y advierten que, mientras la mayoría de la población no esté vacunada, podrán surgir nuevas variantes.

Como ya ocurrió con algunas anteriores, ómicron también cuenta con un sublinaje que estaría ya haciendo mella en la situación sanitaria de países como Dinamarca o Reino Unido. Conocida como ómicron BA.2, esta subvariante ha demostrado ser más huidiza a los métodos de detección tradicionales y por eso estaría extendiéndose con rapidez en países europeos.

Por el momento, la proliferación de casos de ómicron BA.2 en España no parece alarmar a los expertos, que defienden que «esta nueva subvariante no debería cambiar el panorama como tampoco lo hizo delta plus respecto a delta», indica López Guerrero.