Un hombre ha sido detenido en Málaga por presuntamente robarle el bolso a una mujer de un tirón con el que tiró a la víctima y la arrastró por el suelo. Los hechos tuvieron lugar sobre las 12:30 horas del pasado viernes 21 de enero. Según ha informado el cuerpo municipal, la víctima extrajo 70 euros del cajero automático de una sucursal localizada en la Alameda Capuchinos y se dirigió a pie por la calle Capuchinos hacia la calle Cruz del Molinillo, donde fue asaltada por la espalda por un hombre que, sin mediar palabra, le dio un tirón del bolso que la tiró al suelo. Tras arrastrarla durante unos segundos, se lo arrebató.

Una mujer requirió a una patrulla de la Policía Local de Málaga que patrullaba por la zona y les informó de que en la calle Capuchinos un hombre estaba agrediendo a una mujer. Los policías se dirigieron rápidamente al lugar y vieron a la víctima tendida en el suelo mientras era atendida por varias personas. Estas informaron a los agentes de que un individuo le había robado el bolso por la fuerza y huyó a la carrera hacia la calle Carrera de Capuchinos mientras era perseguido por dos trabajadores de la zona.

Los agentes se dirigieron hacia esa dirección y vieron al sospechoso y sus perseguidores corriendo. Estos le dieron alcance y la Policía Local intervino deteniéndolo inmediatamente como presunto autor de un robo con violencia, ya que aún portaba el bolso que fue recuperado junto con la totalidad de efectos que portaba, tanto el dinero que la víctima acababa de sacar del banco, como su teléfono móvil y documentación personal.

Los trabajadores, a los que los agentes reconocieron y agradecieron su acción, manifestaron que habían escuchado a una mujer pidiendo ayuda a gritos y observaron cómo era zarandeada por el individuo antes de que este se diera a la fuga. En el lugar de los hechos los agentes identificaron a una mujer de 44 años conocida con motivo de múltiples actuaciones policiales anteriores, ya que cuenta con un amplio historial delictivo, en algunos casos por sucesos similares al narrado, si bien no pudo probarse en primera instancia su implicación en los hechos.

La víctima, que se dolía de la rodilla y de una mano, presentaba un fuerte estado de ansiedad y nerviosismo, siendo atendida en el lugar por personal de una ambulancia del 061 y posteriormente trasladada por los propios policías locales a un centro de salud.