“¡Cállese ya! Voy a tener que invitar a la Policía a que le eche del salón”, ha vociferado el alcalde, Francisco de la Torre al bombero y representante sindical del CGT en el Ayuntamiento de Málaga, Ramón Triguero, al excederse su tiempo de intervención en el Pleno.

Llevamos cinco años esperando, aguánteme un minuto más, alcalde”, le ha recriminado el bombero, que ha proseguido su discurso a expensas de los avisos reiterados del primer edil para que se ajustase al reglamento. “Mientras miráis para otro lado, equipo de Gobierno, el servicio de bomberos se desangra, y con ello la seguridad de la ciudadanía”.

 Un tenso rifirrafe que ha encabezado el debate de dos mociones, propuestas por el PSOE y Unidas Podemos, en relación a la situación del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga, en huelga desde 2017, por déficit de infraestructuras y recursos humanos y materiales.

La moción de Unidas Podemos ha sido aprobada por unanimidad para que el equipo de gobierno elabore un plan de inversiones para mejorar los parques de bomberos y el parque móvil para extinción de incendios; que se activen los trámites administrativos y presupuestarios para convocar en esta legislatura 122 plazas de nueva creación; garantizar un mínimo presupuestario anual para los bomberos equivalente al correspondiente de los fondos UNESPA para equipamiento, vehículos, mejora y mantenimiento del servicio; aumentar las acciones en prevención así como que se intensifique el diálogo con todos los representantes laborales.

En cuanto a la propuesta del grupo socialista, se han aprobado por unanimidad dos de los tres puntos. Así, el Pleno ha apoyado instar al equipo de gobierno a potenciar con recursos y personal la Unidad Médica de Salvamento e Intervención para que cuente, como mínimo con una unidad por turno. Además, ha salido adelante que se pida al equipo de gobierno que realice las actuaciones necesarias y las inversiones oportunas, en consenso con los trabajadores, para acabar con el conflicto laboral en el Real Cuerpo de Bomberos de Málaga y negociar el final de la huelga de una vez por todas.