Qué hacer o qué evitar hacer con el río Guadalmedina lleva décadas siendo un tema polémico en Málaga. Después de que la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de la ciudad hayan acordado un proyecto para remodelarlo, han comenzado las labores de desbroce y desescombro, algo que según Verdes EQUO Málaga está “arrasando” la biodiversidad de la zona.

Mar González, portavoz de Verdes EQUO Andalucía y candidata a la presidencia de la Junta, explicó ayer viernes bajo el puente de Armiñán que su partido es contrario al proyecto del Ayuntamiento, y apoya la propuesta de Ecologistas en Acción para renaturalizar el río Guadalmedina. “Cuando la ciudadanía ve máquinas trabajando siente alivio porque hay zonas que estaban llenas de basura, pero debemos explicarles que se puede limpiar sin arrasar”, asegura González.

Las especies protegidas pueden estar en peligro

Desde Verdes EQUO mantienen que en el actual cauce del río viven numerosas especies protegidas, como tortugas leprosas o galápagos. El trabajo de las retroexcavadoras puede resultar perjudicial para estos seres vivos, y González afirma que: “Yo misma he denunciado la actuación de las máquinas en determinadas partes porque es ilegal”.

La zona del río que discurre por La Virreina había conseguido renaturalizarse sola, y hace diez días se podía observar un riachuelo habitado por patos y plantas. Actualmente la zona ha cambiado radicalmente, y el equipo de Verdes EQUO lamenta que los avances se hayan perdido.

Las claves: acción selectiva y reforestación

Por ello, el partido propone una alternativa, y apoya el proyecto de Ecologistas en Acción, que ya cuenta con el visto bueno del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, pero su puesta en marcha es competencia del Ayuntamiento de Málaga y de la Junta de Andalucía. El plan de los ecologistas tiene un presupuesto de 4,5 millones de euros, mientras que el del consistorio es de 78 millones. “Nosotros defendemos una acción más selectiva”, han asegurado.

En Verdes EQUO también abogan por realizar una reforestación total de los Montes de Málaga (y no parcial, como plantea el Ayuntamiento). La vegetación ayuda a absorber el agua de la lluvia, y eso reduciría el riesgo de inundaciones en la ciudad. “Hay que reforestar los arroyos para afrontar la emergencia climática y aumentar la seguridad ante las riadas”, declara González.

Por su parte, Inés Sabanés, diputada en el Congreso por Más País-Equo y ex concejala del Ayuntamiento de Madrid, también es partidaria de llevar a cabo un proyecto “que no sea invasivo para la naturaleza” y que “la deje seguir su propio curso”. Por eso pide realizar una reforestación del Guadalmedina similar a la que se hizo en el madrileño río Manzanares.

González acusa al PP de Málaga de “pensar solo en la hostelería” y en “centrarse en poner hormigón para que haya terrazas”. Verdes EQUO pide diversificar la oferta para crear una ciudad más cohesionada socialmente, con verdaderas zonas naturales. “Esto no ha hecho más que empezar”, alertan desde el partido de los verdes.