El 25 de enero, Trinidad recibió dos cartas, una de Vitrubio y una de Dazia Capital, en la que se le informaba de que su contrato de alquiler en la calle Huerto de la Madera de El Perchel se acababa en una semana, el 1 de febrero.

Su caso saltó a los medios porque era la primera vecina que oficialmente debía abandonar la casa en la que ha vivido media vida, además, con un aviso con tan escasa antelación. «La carta dice que tengo que entregar las llaves de mi casa mañana», contaba Trinidad durante una concentración de vecinos en la calle Montalbán.

«Yo era la primera porque mi contrato me cumplía el 31 de enero. Durante 24 años se ha ido renovando automáticamente año tras a año, porque desde la primera vez no he vuelto a firmar nunca ningún contrato más», señala en conversación con este periódico.

Esta vecina explica que la semana pasada recibió un tercer burofax, en este caso de Vitrubio, en el que se le explicaba, señala Trinidad, que «se habían equivocado con la fecha de la terminación de mi contrato, que lo sentían mucho y que se prorrogaba un año más». Así, tendrá que abandonar su casa el 1 de febrero de 2023.

Primer y tercer burofax recibido. carta deshaucio el perchel

Efectivamente, en la carta se detalla: «Debido a un error administrativo en el cómputo de los plazos, les indicábamos una fecha errónea de finalización de su contrato. Le informamos de que su contrato de arrendamiento se encuentra en tácita reconducción hasta el próximo 1 de febrero de 2023, fecha en el que el mismo quedará resuelto y sin posibilidad de prórroga».

«Lo que habían hecho, no se si conscientemente, pero avisarme con una semana antes de que tenía que entregar las llaves de mi casa e irme así y ya está, eso era ilegal. Supongo que lo revisarían después de todo lo que se dijo en los medios de comunicación», continúa Trinidad. «Pero vamos, que la situación es la misma, te dan un tiempo más pero el contrato termina y ya está. No hay otra comunicación ni hay nada más», lamenta esta vecina de El Perchel, aunque asegura que la prórroga le ha propiciado algo de sosiego después de casi tres semanas de tensión. «Da un poco de tranquilidad, después del shock de que fuera solo una semana. Aunque te digan que tranquila, que es ilegal... no sabes muy bien, ahí está la carta. A ver qué los días que vienen y qué solución se le va a dar».

«Efectivamente esto fue un error porque además es un contrato con un vencimiento con pocos días como para que a la arrendataria le pudiera dar tiempo siquiera a hablar con el administrador. Lo lamentamos y así se lo hicimos saber a ella», reconoce Leticia Pérez, directora general de Dazia Capital. «Con el resto de los contratos y dejando a parte los de renta antigua, nosotros estamos ya notificando la resolución de los mismos».

Por ahora, Trinidad es la única vecina a la que le ha llegado esta comunicación con la prórroga del contrato, lo que ha generado una gran confusión entre los vecinos afectados. «Eso no tiene ningún sentido, lo que está pasando es una cosa absolutamente kafkiana porque a casi todo el mundo le ocurre le mismo. A mí me ha venido la carta el 1 de marzo, yo firmé mi contrato en diciembre del año 86, luego mi contrato tácitamente en diciembre se renovó. Yo debería terminar en diciembre de este año... y como eso todos. Esto es una locura», lamenta Enrique Gutiérrez, portavoz de la plataforma de vecinos afectados de El Perchel.

En total son 50 vecinos los que han recibido cartas de desahucio, terminándoles el contrato el próximo 1 de marzo. De ellos, 15 inquilinos son de renta antigua, por lo que Dazia deberá llegar a un acuerdo con ellos.

Caso por caso

Estos inquilinos, algunos llevan entre 30 y 40 años viviendo en una de las seis calles afectadas de El Perchel - Montalbán, Callejones del Perchel, Malpica, Huerto de la madera, Arco y Angosta del Carmen- por las que pagan un alquiler de entre 200 y 400 euros que abonan presencialmente en la oficina del administrador de la comunidad. «Bajo cuerda, la empresa está hablando con vecinos uno a uno. Están aprovechando que va la gente a pagar el alquiler al administrador».

Por parte de Dazia Capital, su directora general explica van a estudiar caso por caso. «Durante estos días hemos dicho que nos vamos a sentar con cada uno de ellos para ver su casuística y que esto no es algo automático», insiste Leticia Pérez, que no define un plazo concreto para efectuar los desalojos. «Cada arrendatario va a poder hablar con nosotros y además hemos mantenido al administrador que lleva muchísimos años en esa comunidad para que puedan continuar con la misma persona con la han estado hablando todos estos años. Esto se va a hacer con calma, con cuidado y con flexibilidad».

Según la directora general, el alcalde, Francisco de la Torre, se puso en contacto con Dazia previamente a la reunión que mantuvo con los vecinos el sábado pasado: «Lo que hemos trasladado al Ayuntamiento y al alcalde es flexibilidad, calma y vamos a ver cada caso. En caso de vulnerabilidad, esperamos que pueda entrar también el Ayuntamiento con soluciones que son instrumentos públicos».

Esta es la primera operación de Dazia Capital en la capital malagueña aunque la promotora madrileña ya cuenta con promociones en Estepona, Marbella y Benahavís. Sobre el futuro de las viviendas adquiridas en El Perchel, Pérez señala que la inmobiliaria está especializada en el sector residencial, tanto de venta como de alquiler, que en esta zona de la capital está aún por definir.