Aquí se aportan algunas rutas senderistas que pueden realizarse para observar los paisajes más espectaculares de la provincia de Málaga. Son 7.308 km² en los que encontrarse con bosques, cascadas o montañas entre otros. Estas son algunas rutas senderistas que recorrer y conocer la provincia de Málaga a través de la práctica del senderismo.

Bosque de Cobre

Está ubicado en el Valle del Genal, una de las tres zonas geográficas, además del Valle del Guadiaro y la meseta, que conforman la unidad paisajística de la Serranía de Ronda, de entorno montañoso. Las grandes pendientes son frecuentes, al igual que los colores marrones y anaranjados. De hecho el nombre del bosque viene de la tonalidad de sus elementos, como las hojas de los castaños, que simulan el cobre y dan la sensación de estar en un entorno cobrizo. Aunque no es el único tipo de árbol que se puede ver allí, porque su heterogénea orografía ofrece una amplia variedad de paisajes con valles fluviales que facilitan la humedad precisa para que broten alcornoques, pinos y encinas.

Los municipios que están dentro de la extensión del bosque son Alpandeire, Benadalid, Benalauría, Cartajima, Faraján, Genalguacil, Igualeja, Jubrique, Júzcar, Parauta, Pujerra y Yunquera. Un buen motivo para recorrer sus rutas en otoño es que la temperatura es más suave que en verano y además se hace más agradable caminar una vez ya haya pasado el calor. Además en esta estación es cuando renacen los arroyos y los ríos, que bajan desde la vecina Sierra de las Nieves, como el Guadalteba, el Guadiario y el Genal. Destacan especialmente el nacimiento del Benaoján, afluente del río Guadiaro. Otro reclamo para los turistas es Júzcar, más conocido como "el pueblo pitufo" por tener todas sus casas pintadas de azul, al contrario que el blanco que domina el resto de localidades de la zona.

Gran Senda de Málaga

Está formada por 35 etapas y 650 kilómetros y camina por espacios naturales y municipios de Málaga. Forma parte del Gran Recorrido, una red europea de caminos de Bélgica, España, Francia y Países Bajos. Son 51 las localidades por las que pasa la ruta senderista, cuatro parques naturales, dos reservas naturales y tres desfiladeros naturales. Las etapas 21 y 22 son "El Chorro - Ardales", de 16,5 kilómetros, y "Ardales - El Burgo", de 22,8 km. Pero destacan por asomarse al Caminito del Rey, de camino estrecho y elevado sobre las paredes del Desfiladero de los Gaitanes.

La Senda Litoral también forma parte de la Gran Senda de Málaga. En este caso es una ruta que conecta todos los paseos marítimos y caminos de la costa, un sendero de madera que pasa por 14 pueblos en 12 etapas. Comienza en Nerja, en el Balcón de Europa, hasta el Castillo de la Duquesa, en Manilva. Otra parte del recorrido es la llamada Senda de los Pescadores, en la parte norte de la Sierra de Mijas. Pasa por Alhaurín el Grande y termina en Alhaurín de la Torre, y se pueden observar las fuentes de agua como la de la piedra, el acebuche o Jarapalos. De las etapas de la Gran Senda de Málaga, 17 pueden completarse en bicicleta de montaña.

Ruta de los Molinos del Tajo

Localizada en los exteriores de Ronda, tiene una longitud de 10 kilómetros y es de escasa dificultad. En el itinerario se puede disfrutar de los molinos que se encuentran en la ladera izquierda de la ciudad y del paisaje que rodea a al río Guadalevín. La ruta comienza en la plaza María Auxiliadora, en el casco antiguo de la capital de la serranía, desde donde se puede observar el recorrido completo a realizar y unas vistas del Tajo de Ronda y las montañas del macizo Líbar. Una vez descendida la 'cuesta del cachondeo', se llega al barrio de San Francisco y que permitirá luego acceder a las murallas medievales e incorporarse a la senda que baja por el arco de la Puerta del Cristo, donde allí se hallan los restos de los antiguos molinos de harina.

Después se puede disfrutar de unos paisajes a través de los veinte molinos de construcción musulmana estratégica para defender la localidad rondeña, como el bosque de pinos. Algunos de ellos han sido restaurados y han conformado un paisaje peculiar que ha recibido una catalogación de "singularidad turística" por parte de la Diputación de Málaga. El final del itinerario está junto al Mirador de la Virgen del Rocío.

Ruta de El Torcal

Se adentra en el Torcal en Antequera, y consta de tres recorridos distintos. El primero es la "ruta verde", que desciende hasta el Hoyo de la Burra, muy visitado para los practicantes de la meditación. Es un recorrido que permite conocer la morfología de paraje natural y algunas de sus figuras como la Esfinge, el Indio o el Vigía. De dificultad media-baja, tiene una longitud de 1,5 kilómetros, es circular, y puede completarse en 45 minutos.

Otro itinerario distinto sería el de la "ruta amarilla", que recorre el Torcal Alto y es recomendable para conocer la flora y fauna del entorno. El recorrido se adentra en callejones y pasillos donde domina la umbría, por lo que son zonas más húmedas y de basta vegetación. Figuras como El Dedo, El Camello, La Jarra y La Botella destacan en la senda, además de un ejemplar de árbol, el Arce de Montpellier, nombrado Rincón Singular por la Diputación de Málaga. En dos horas pueden andarse sus tres kilómetros circulares.

Y también se encuentra la "ruta naranja" o de subida al Torcal Alto. Recorre antiguas canteras y zonas de pasto, como el Hoyo de Gramaeros, y sube hacia el Mirador de Manuel Grajales, la Majada del Fraile, supera el Puerto de Tinajuela, que da paso a la Cañada de Tosaires y desemboca en el Monumento Natural del Tornillo. Son 3,6 kilómetros lineales y puede hacerse en tres horas y media.

Ruta El Cochinillo

A cinco kilómetros de la capital de la provincia se encuentran los Montes de Málaga, donde se puede hacer esta ruta que va desde el mirador El Cochinillo hasta el de Vázquez Sell. Seis kilómetros de ida y vuelta son los que recorren este itinerario de baja dificultad. El origen del nombre del punto de origen se debe al jabalí, una de las especies que puebla el monte, junto a la ardilla roja o la cabra montesa. Entre los lugares a destacar, se encuentra el arroyo Humaina, que continúa hacia la zona del Cortafuego hasta alcanzar el final del camino, donde se puede disfrutar de unas vistas del parque natural y la ciudad de Málaga.