El guía malagueño Miguel Ángel Pérez ha alertado de un derrumbe en la base de una de las torres del circuito interior de murallas que rodea los dos palacios de la Alcazaba, el taifal y nazarí.

La torre en cuestión se encuentra en la ladera sur de la Alcazaba que linda con el Paseo de don Juan Temboury, aunque en el interior de la fortaleza.

Miguel Ángel Pérez explicó ayer a La Opinión que la foto fue tomada hace unos días, este mismo mes. Fuentes próximas al Ayuntamiento confirman que se trata de un derrumbe reciente, de este mismo año.

Estas mismas fuentes detallan que la base de la torre es original y que al descomponerse la argamasa, fabricada con mortero de cal, las piedras quedan sueltas: «Al degradarse las piedras pierden cohesión y pueden caerse. Hay que atajarlo rápido», destacan estas fuentes.

Como explica el guía, que es técnico superior en Formación Turística, al mostrar la Alcazaba hace unos días a unos visitantes se percató de los daños. «Tiene que ser reciente porque pasé unas dos semanas antes y no vi el derrumbe», precisó.

Con un círculo, la torre dañada. | GOOGLE MAPS

Se da el caso además de que, como informó La Opinión, Miguel Ángel Pérez fue la primera persona en alertar del mal estado de la Cripta del Santuario de la Victoria y en 2020 elaboró un informe sobre el estado de la Alcazaba que envió a la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, en el que resaltaba que «la Alcazaba de Málaga apenas ha tenido actuaciones de importancia en su restauración y reconstrucción».

La concejala de Cultura, Noelia Losada, respondió entonces en La Opinión que «la Alcazaba hay que mirarla con más cariño del que se le ha tenido hasta ahora».

Además, el guía recordó ayer que en noviembre pasado se cumplieron tres años del derrumbe de un trozo de la muralla norte de Gibralfaro, algo que todavía no se ha reparado. «Sigue todavía cubierto con una lona, lo que además impide visitar una zona muy interesante del Castillo», lamentó.

Por otra parte, también señaló que, la misma semana en la que entregó el informe sobre la Alcazaba, «hubo un desprendimiento gravísimo en la torre del Homenaje, en una zona que hubo que apuntalar».

Miguel Ángel Pérez subrayó a este diario que tanto la Alcazaba como Gibralfaro «llevan décadas de abandono y no se les presta atención» y puso como ejemplo algunas almenas del Castillo, «en las que puedes meter la mano en pedazos que faltan».

Respuesta del Ayuntamiento

El concejal de Urbanismo, Raúl López, informó ayer de que a la GMU no le constaba ninguna denuncia por parte del Área de Cultura. No obstante, tras conocer la noticia por este periódico, anunció que en la mañana de hoy martes, técnicos de la Gerencia visitarían la Alcazaba para inspeccionar los daños y sopesar las actuaciones.

Vista de la torre, con los daños en la base. Miguel Ángel Pérez