Los secretarios generales en Málaga del PSOE, Daniel Pérez, y de CCOO, Fernando M. Cubillo, mantuvieron ayer una reunión en la que el representante sindical criticó «el desajuste en la cohesión territorial que existe en la provincia» y exigió a la Junta de Andalucía «un plan urgente». A su juicio, las inversiones en la provincia «no están siendo canalizadas hacia el desarrollo de Málaga, siendo muy beneficiada la capital en detrimento de la gran mayoría de los pueblos».

Cubillo aprovechó el encuentro para presentar un informe de CCOO sobre la realidad laboral malagueña, con datos de 2020. Del mismo se desprende, en relación con el empleo, que hubo una población sujeta a ERTE en la provincia en torno al 22%, mayoritariamente mujeres, «con un salario medio que disminuyó como consecuencia de haber pasado por expedientes de regulación y por la situación de pandemia».

Otro dato destacado se refiere a los salarios. Ese año creció el número de personas que tenían sus sueldos por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), en concreto 322.000 percibieron salarios por debajo de los 950 euros.

Respecto al comportamiento por zonas, Cubillo dijo que en 92 pueblos con menos de 40.000 habitantes el salario medio descendió. En estos pueblos los contratos a tiempo parcial son mayoritarios, y en ellos, «la población femenina es la que soporta la mayor parcialidad y temporalidad, así como los salarios más bajos».

La crisis sanitaria de 2020 conllevó una reducción del número de asalariados en la provincia, centrada en los menores de 30 años, en los extranjeros, en los trabajadores temporales y/o a tiempo parcial, en los de menor antigüedad en la empresa y menor experiencia laboral. CCOO también constató una reducción del salario medio, «que no se ha repetido en todas las provincias españolas, sino en aquellas con fuerte implantación del sector turístico».

El secretario general del PSOE de Málaga, por su parte, destacó el papel de los sindicatos para lograr la reforma laboral y la revalorización del SMI.