El servicio de Inspección Educativa de la Junta de Andalucía ha concluido que el instituto Manuel Alcántara de Málaga "ha actuado en función a la normativa" en el tema de los talleres de sexualidad impartidos en el centro por la organización SEDRA-FPFE por los que la Fundación Española de Abogados Cristianos presentó un recurso contencioso-administrativo.

Esa ha sido la conclusión tras haber recabado toda la información relativa al caso por el que dicha asociación ha solicitado medidas cautelarísimas ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo que por turno corresponda para pedir que se cancelen dichas charlas, que vienen impartiéndose a menores de entre 12 y 14 años desde este mes de febrero y que está previsto que se extiendan hasta mayo.

Así, según han informado a Europa Press desde la Delegación de Educación, la inspección ha señalado que "se trata de una actividad voluntaria que está incluida en el plan de centro, y que lleva realizándose diez años". Además, han apuntado que el departamento de orientación del centro "se ha encargado de supervisar, como es preceptivo, el contenido de la actividad".

Al respecto, han precisado que este departamento junto a los tutores, "estuvo durante el desarrollo de la misma", indicando que "el alumno cuya familia presentó la queja, no asistió a la charla y fue atendido por el centro durante el horario de la misma como cualquier otro alumno que decidiera no asistir a cualquier actividad voluntaria".