El pasado 26 de enero, la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía en Málaga abrió el periodo de información pública del expediente de Autorización Ambiental Unificada para el proyecto de urbanización de los terrenos de la antigua Repsol. Asimismo, estableció un periodo de treinta días para presentar alegaciones, periodo que se cerró el 11 de marzo.

La plataforma ciudadana Bosque Urbano Málaga, informa en una nota, ha animado a presentar alegaciones a las diferentes organizaciones y a los vecinos que apoyan la propuesta de creación de un gran pulmón verde en la totalidad de los 177.000 metros cuadrados que tiene la parcela. Para ello, ha puesto a disposición de los colectivos y vecinos un borrador que les sirviera de guía y facilitara el envió de los escritos.

En el escrito de alegaciones presentado por Bosque Urbano Málaga se señala que, durante el periodo de exposición pública, se ha puesto a disposición de la ciudadanía el expediente incompleto, pues “tal como resulta de lo que ofrece el portal electrónico de la Consejería, se ofrece el estudio de impacto ambiental y los informes sectoriales unidos, pero no se pone a disposición del público el expediente completo”. Igualmente, se señala que el procedimiento seguido “parece una simple acumulación de documentos, sin que aparezca la debida correlación entre los mismos”.

Igualmente, Bosque Urbano Málaga destaca en sus alegaciones que no se ha hecho un adecuado análisis sobre el impacto que la alta densidad de población tiene sobre el comportamiento climático. Para ello se remite a lo dicho por el Observatorio de Medio Ambiente Urbano en su informe Caracterización Bioclimática de Málaga, del 6 de julio de 2021, que señala que los barrios más densos muestran unas condiciones bioclimáticas más adversas. El mismo informe establece, mediante datos contrastados, que los barrios en los que se va a desarrollar el proyecto “son de los más densamente poblados de la ciudad (Cruz de Humilladero, Carretera de Cádiz) y que esos mismos barrios, en su conjunto, presentan el peor comportamiento climático de la ciudad”.

Otro de los puntos que critica la plataforma ciudadana es el hecho de que, existiendo un apartado en el informe de impacto ambiental dedicado al análisis económico de la ciudad, no se haya estudiado el impacto negativo que, sobre el comercio tradicional y local, tendrá la apertura del centro comercial previsto en los terrenos de la antigua Repsol. Asimismo, Bosque Urbano Málaga denuncia que no se haya contemplado el impacto que el proyecto tendrá en los barrios adyacentes, barrios que, según los datos del INEM, tienen la renta media por hogar más baja de toda la ciudad.

Según la plataforma ciudadana, tampoco se hace un adecuado análisis del impacto del proyecto desde el punto de vista de la movilidad, ya que no se ha tenido en cuenta que la conexión del bulevar Adolfo Suarez con la MA-20 incumple la normativa vigente, como así lo expresó públicamente el director general de Carreteras en una carta remitida a Bosque Urbano Málaga, misiva que se incorpora al escrito de alegaciones junto con un informe del Ministerio de Fomento al respecto.

Por último, insiste en que aún no se ha aprobado el proyecto de descontaminación para los terrenos, pese a que su suelo y su freático están contaminados por hidrocarburos, como consecuencia de su pasado uso industrial.

Con la presentación de este escrito de alegaciones, informa la nota, Bosque Urbano Málaga ya está personada como parte interesada en todos y cada uno de los procedimientos administrativos abiertos por las diferentes administraciones en relación con los terrenos de la antigua Repsol.,