La Policía Nacional ha detenido en Málaga a dos jóvenes, de 18 y 19 años, por su presunta implicación en sendos robos con violencia, llevados a cabo en una misma noche en la capital con el procedimiento del 'mataleón', que consiste en sorprender a las víctimas por la espalda, pasándoles el brazo por el cuello para realizarles un estrangulamiento hasta hacerles perder el conocimiento, momento en el que les sustraen las pertenencias y huyen del lugar de forma precipitada.

Los sospechosos, con antecedentes por delitos de la misma naturaleza, fueron arrestados in fraganti cuando cometían uno de los asaltos, frustrado gracias a la rápida actuación de los agentes, que liberaron a un ciudadano al que los asaltantes habían abordado por detrás, dejándole inmovilizado.

Así, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, uno de los robos, el que conllevó el arresto de los investigados, tuvo lugar a las 05.00 horas del pasado 10 de marzo, en la plaza Jesús de la Pasión, en Málaga capital. Una dotación de la Policía patrullaba por la zona cuando los agentes presenciaron cómo un joven estrangulaba a un varón, mientras un segundo asaltante registraba los bolsillos de la víctima.

Rápidamente, y de manera discreta, los policías se aproximaron hasta los implicados poniendo fin a la agresión. Los agentes arrestaron a los dos asaltantes por su presunta responsabilidad en un delito de robo con violencia y recuperaron un reloj de pulsera que habían conseguido arrancar de la muñeca al perjudicado.

Esa misma noche, apenas tres horas antes del suceso anterior, un chico de 28 años había sufrido otra agresión con la misma técnica del en la calle Orfila de la capital. Los hechos fueron denunciados por la víctima, a la que habían sustraído un ordenador portátil y la cartera con unos 100 euros. Este caso pasó a ser investigado por agentes de la Comisaría de Distrito Centro.

Finalmente, las diligencias practicadas por la Policía permitieron atribuir este segundo hecho delictivo a los mismos autores del otro robo. Ambos fueron reconocidos por la víctima sin ningún género de dudas.