Málaga sigue mostrando su solidaridad con el pueblo ucraniano. En esta ocasión, la asociación de vecinos Parque Teatinos, Bomberos sin Fronteras, la empresa Muscle Cult, la asociación Maydan, Autocares Niza y la asociación policial Jusapol Málaga fletarán esta tarde un autobús con destino a la frontera entre Polonia y Ucrania. El presidente Parque Teatinos, Miguel Millán, asegura que llevaba una semana dándole vueltas a la idea de organizar este viaje. Tras hablar con Vladimir, el presidente de la asociación de ucranianos asentados en Málaga, el proyecto tomó forma muy rápido, sobre todo cuando confluyeron con el deseo de Bomberos sin Fronteras de viajar a Ucrania y aportar material.

El viaje tiene un doble objetivo. Llevar material de protección civil que sirva para atender a la población más afectada por la atrocidad de la invasión rusa y volver con el autobús lleno de refugiados. Hasta ahora, sólo los bomberos han reunido casi sesenta cajas, la mayoría con prendas de abrigo, aunque también se cederá material más técnico como herramientas, cuerdas, camillas, equipos de descarcelación, cascos, etc. El espacio de carga del vehículo se completará con los productos que determine la asociación Maydan.

Foto de grupo antes de la salida del autocar.

Ángel Fernández, de Bomberos Sin Fronteras, ha explicado que el destino del viaje es Medyka, una pequeña población situada en el sureste polaco que desde el inicio de la guerra es uno de los pasos fronterizos más concurridos por los refugiados. Una vez cargado el autobús, el autobús ha puesto rumbo a Polonia con ocho personas a bordo las 21.00 horas de este jueves. Tres de ellas son conductores de Autocares Niza entre los que está el dueño de la empresa, Rafael; Ángel y dos bomberos más; un policía nacional; y una intérprete. 

Aunque el calendario no se ha cerrado del todo, el objetivo es cubrir la ida y la vuelta, unos 7.000 kilómetros, en apenas cinco días. A la ida, los conductores se turnarán, pero obligatoriamente tendrán que realizar una parada de nueve horas. Poco antes de la llegada, conocerán la lista de las 47 personas refugiadas que regresarán con ellos a Málaga. En esta ocasión, buscarán un hotel en el que hacer una noche, ya que habrá muchos menores, incluidos bebés, que necesitarán un descanso y un ritmo de viaje más flexible.