La nueva Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTCA) del Hospital Regional de Málaga ya es una realidad tras un acto inaugural en el que estuvo presente el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

Este equipamiento sanitario está situado en el Centro Guadalmedina, que era de titularidad provincial y atendía a personas con discapacidad intelectual hasta que fue incluido en la cesión de los terrenos del Civil que la Diputación hizo a la Junta de Andalucía para la construcción del tercer hospital de la capital malagueña.

El presidente de la Junta explicó que se han invertido 647.000 euros para poner en marcha esta unidad, que se divide en una zona de hospitalización con ocho habitaciones dobles y en otra de consultas externas. Esta nueva área dará cobertura a Andalucía Occidental, por lo que atenderá a las provincias de Sevilla, Huelva, Cádiz, Córdoba y Málaga y se sumará a la ya existente para Andalucía Oriental en Granada.

Se trata, según Moreno, de "unas instalaciones modernas para afrontar unos trastornos de los que los más conocidos son la anorexia y la bulimia, que afectan a miles de andaluces de los que la inmensa mayoría son mujeres (72,5%) y muchos de ellos, jóvenes".

A partir de ahora, el Centro Guadalmedina irá acogiendo otras áreas de Salud Mental y, durante este año, también se pondrán en marcha la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil, la Comunidad Terapéutica de Salud Mental, la Unidad de Rehabilitación de Salud Mental, y la Unidad de Prevención del Suicidio, según detalló el presidente andaluz.

Moreno insistió en "la necesidad de poner el foco en este gran problema que suele ser invisible para la sociedad y solo resulta visible para quienes lo sufren y sus familiares". Moreno añadió que sin la propuesta de las familias afectadas integradas en la Asociación TCA Andalucía "este centro no sería una realidad". "Siempre que se estrena algo es un motivo de felicidad, incluso si se estrena un bolígrafo, pero si se estrenan unas instalaciones de este tipo es motivo suficiente para sentirse orgullosos porque la salud es muy importante en la vida y la salud mental especialmente", agregó.

A juicio del presidente andaluz, "la salud mental no ha recibido durante años la atención que merece y se ha ido con retrasos respecto a lo que se ha hecho en otras comunidades autónomas".

Así, destacó que se está superando "una asignatura pendiente que arrastraba Andalucía, pues trastornos como la bulimia o la anorexia afectan a miles de andaluces".

"Cuando llegamos al Gobierno de Andalucía no existían unidades para tratar los trastornos alimentarios, a los que tantas veces se ha hecho oídos sordos", indicó.

Moreno abogó porque existan "menos tabúes y más soluciones". "Lo que hay que hacer es actuar y, de no haber ninguna unidad en Andalucía, hemos pasado a tener dos: la de Granada y esta de Málaga", enfatizó. 

En una intervención previa, el presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Francisco Salado, recordó que cuando el Gobierno andaluz llamo a su puerta para ceder la parcela de 85.000 metros cuadrados para el macro hospital "no se tuvieron dudas". "Al final, lo que los ciudadanos entienden es que los servicios públicos se mejoren", añadió Salado al referirse al hecho de que la entrega del Centro Guadalmedina fuera adelantada para establecer en sus instalaciones la nueva unidad inaugurada este viernes.

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, destacó la capacidad para resolver y ofrecer respuestas a los problemas" de la administración andaluza y de la asociación de familiares de pacientes que reivindicó la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria.