Cerca de 240 barcos que conforman el sector pesquero en la provincia de Málaga se han sumado al paro nacional de 48 horas convocado a última hora de este domingo. Además, armadores y pescadores han participado en las movilizaciones que se han desarrollado en Almería.

El paro general se suma a los que ya arrastran distintos armadores desde hace más de una semana y que se ha agravado como consecuencia de la huelga de los transportistas. De hecho, desde mediados de este mes de marzo no hay existencias de las capturas que habitualmente se comercializan en la Costa del Sol procedentes de Huelva o Galicia.

La interrupción de las labores en los puertos malagueños se prolongará hasta que este miércoles 23 se celebre el encuentro previsto en sede ministerial, al objeto de impulsar medidas que puedan mantener la viabilidad de la flota. En apenas un mes, los armadores han visto cómo se duplicaba el precio del combustible hasta 1,20 euros. Aunque los derivados del petróleo tienen en este caso unos precios especiales, muchos barcos llevan más de una semana amarrados para no trabajar a pérdidas.

La presidenta de la Federación de Cofradías de Pescadores de Málaga, Mari Carmen Navas, ha explicado que hasta el miércoles se mantendrá detenida la actividad en los cinco puertos del litoral costasoleño: Málaga capital, Marbella, Fuengirola, Estepona y Caleta de Vélez. "Solicitamos medidas rápidas para salir de la crisis actual, que sólo en la provincia mantiene más de millar y medio de puestos de trabajo y más de 3.000, si sumamos la labor de las empresas que indirectamente dependen del sector", aclara.

"No podemos trabajar a pérdidas, porque el coste prácticamente supera actualmente a los ingresos", aclara la propia Navas que preside la Cofradía de Pescadores de Caleta (el puerto que lidera por toneladas anuales de pescado todo el Mediterráneo andaluz). Los pescadores que se han movilizado en Almería han vuelto a recordar que la crisis actual se suma al creciente aumento de los gastos durante la última década. Asimismo subrayan que a estas circunstancias se añaden las dificultades derivadas de los paros biológicos.