El paro convocado por la Plataforma en Defensa del Sector del Transporte Nacional e Internacional de Mercancía (un colectivo al margen de las grandes asociaciones empresariales) ha sumado el respaldo de Fenadismer, Fetransa y Feintra, organizaciones integradas en el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNT) y que no consideran suficiente la oferta de 500 millones de euros en bonificaciones para el combustible que ha planteado el Ejecutivo. Fenadismer tiene en Málaga como representante federada a la Asociación Andaluza de Transportistas (Asantra), que integra a unas 300 empresas y a una flota de unos 2.500 camiones. El presidente de Asantra, Serafín Escalante, afirma a este periódico que sus asociados han dado el paso de parar la actividad porque están "cansados" de esperar a que el Gobierno concrete sus medidas de apoyo al sector y asegura que la situación de los autónomos del transporte y de las pymes es "insostenible".

"En realidad, el 90% de nuestros asociados estaba ya parado desde hacía días, porque hemos llegado a un punto donde trabajar supone perder dinero debido a la subida del precio de gasóleo. Paradójicamente, un transportista ahorra más con el camión inactivo", apunta.

El 50% de las firmas que componen Asantra son autónomos y la otra mitad está compuesta por pequeños negocios en su mayoría con hasta cinco vehículos, aunque pueda haber alguna concreta con más de 15. "Son empresas de todo tipo: las hay que realizan transporte de furtas y verduras a Europa con camiones frigoríficos, otras que reparten en grandes superficies o comercios, en la construcción o en la logística de empresas, además de otras que trabajan en el segmento del reparto de paquetería y última milla", explica.

Escalante, que reitera que permanecerán parados a la espera de que el Gobierno "concrete ya las ayudas" y que éstas sean consideran adecuadas, se muestra también tajante al condenar los episodios de violencia que puedan haberse producido por parte de algunos piquetes. "Esos no nos representan", aseguró.

El responsable de Asantra afirma que durante estos días está recibiendo a muchos transportistas que piden asesoría legal con la intención de presentar concurso de acreedores. "Hay un riesgo cierto y real de quiebra sobre el sector si no se arregla el problema del carburante", asegura.

Por su parte, la Federación del Transporte de Málaga (Fetrama), que agrupa a 450 empresas y una flota conjunta de más de 5.000 vehículos, sí continúa su actividad ya que entiende que, pese a que la situación de su sector es "insostenible", los paros no son una solución y sólo cotribuyen a empeorar la economía.

"Ciertamente, estamos desesperados con el incremento del gasoil, ninguna empresa puede soportar eso, pero pensamos que, pensando en el conjunto del país, no es momento de parar", señala la secretaria general de Fetrama, Susana Rojas.