La mayoría de los partidos del Congreso han apoyado la iniciativa del PSOE de declarar como lugar de Memoria Democrática la carretera de Málaga a Almería en la que se produjo el éxodo de refugiados de la Guerra Civil española y su matanza, conocido como la Desbandá (consulta el especial con motivo del 80 aniversario).

El PSOE ha recibido el apoyo de Unidas Podemos y de sus socios parlamentarios, PNV, ERC y EH Bildu, aunque también de Ciudadanos, JxCAT y BNG, que han anunciado que apoyan esta iniciativa para hacer justicia e impulsar la dignidad de las víctimas franquistas. Por su parte, Vox ha rechazado la propuesta y ha negado que los muertos fuesen causados por los bombardeos sobre el corredor humanitario que se convirtió la carretera de Almería. El PP ha criticado la iniciativa, aunque no ha anunciado su voto del jueves.

El diputado socialista Ignacio López Cano ha defendido esta proposición no de ley en el pleno del Congreso como un "deber moral con las víctimas, para su reparación", y ha pedido al PP que esté a la altura y vote favorablemente el próximo jueves, porque "el éxodo masivo que estamos viendo con la guerra en Ucrania y que causa tanto dolor, también pasó aquí".

"Es un deber reconocer este enclave en la ley de Memoria democrática, para que no caiga en el olvido", ha puntualizado, toda vez que el proyecto de ley de Memoria Democrática sigue paralizado en el Congreso y todavía no se ha convocado su ponencia.

En este sentido, Unidas Podemos ha instado al Gobierno a acelerar esta nueva ley que ha sido "muy trabajada y consensuada durante tiempo", aunque la diputada de la formación morada Martina Velarde ha reprochado a los socialistas que hoy pidan reconocer estas víctimas de La Desbandá y hace una semana votaran en contra de reformar el Código Penal para poder juzgar los crímenes de guerra del franquismo.

"Tómense en serio la Memoria Democrática, pero en todas sus manifestaciones", ha recalcado Velarde, mientras desde el PNV el diputado Mikel Legarda ha recalcado que hay leyes todavía sin tramitar desde hace meses que también están vinculadas con la memoria, como la de los bebés robados.

El PNV considera que La Desbandá fue el episodio más cruento de la guerra y se ha mostrado a favor de fomentar la reparación y dignidad de las víctimas. "La memoria de estos hechos son de importancia vital para el futuro, como un deber colectivo para evitar repeticiones", ha dicho Legarda.

Los hechos ocurrieron a principios de febrero de 1937, cuando más de 150.000 personas huyeron por carretera hacia Almería (reducto aún republicano) ante la inminente ocupación de Málaga por las tropas franquistas, que tuvo lugar el día 7.

En este episodio de la Guerra Civil murieron miles de ciudadanos a causa de los bombardeos constantes de la armada y de la aviación militar en una zona en la que la población civil (en su mayoría mujeres, niños y ancianos) no tenía escapatoria, al estar atrapada en una carretera encajada entre el mar y la montaña.

El diputado de Bildu Óskar Matute ha coincidido en que el recuerdo de La Desbandá es lo que pasa en Ucrania y ha reprochado que los restos del general franquista Gonzalo Queipo de Llano no hayan podido ser exhumados de la sevillana Iglesia de la Macarena "porque los votos del PP y Vox lo impidieron".

El BNG y JxCAT apoyan esta proposición no de ley por cuestión de justicia pero han criticado que los socialistas se alienaran con los votos de la derecha hace pocos días y votaran en contra para acabar con la impunidad de los crímenes del franquismo.

También Ciudadanos votará a favor, según han adelantado a EFE fuentes del partido. "Es una obligación moral de todos, que hoy somos responsables del clima político, escarmentar y no repetir el pasado común", ha incidido el diputado de Cs Guillermo Díaz.

En frente, PP y Vox

Frente a estos apoyos se han posicionado PP y Vox, aunque los populares no han desvelado su voto final. La formación que lidera Santiago Abascal ha avanzado que votará en contra porque el PSOE utiliza sólo a los muertos de un solo bando de la Guerra Civil y pretende "sembrar el odio entre españoles".

En nombre de Vox, Francisco José Contreras, ha cuestionado la versión de la mayoría de portavoces subrayando que las víctimas de 'La Desbandá' más que por bombardeos lo fueron porque la "imprevisión logística del bando republicano" provocó una "gran catástrofe humanitaria".

Así, a su juicio, viene motivada por un "deseo de revancha" y por la "necesidad de la izquierda de reescribir 'orwelianamente' la historia y de ganar por fin la guerra civil 83 años después" en aras de una "memoria histórica hemipléjica" que sólo rinde homenaje a las víctimas de uno de los bandos".

También el 'popular' Vicente Mateu ha acusado al PSOE de querer "reabrir la herida sangrante" de la Guerra Civil cuestionando La Transición mientras se "olvida" de los crímenes perpetrados durante la Segunda República, y ha incidido en que el Congreso no debería ocuparse de asuntos ocurridos hace 85 años, sino de los que ahora "preocupan" a la ciudadanía.

Especial La Desbandá