Los ataques contra las personas del colectivo trans se incrementaron de manera alarmante durante el pasado 2021. Este tipo de agresiones pasaron de suponer el 10% de todos los incidentes que se producen en Andalucía al 28% durante el ejercicio anterior, llegando a convertirse en el grupo en el que más han aumentado este tipo de actos.

En el último año, en Andalucía se produjeron 367 ataques registrados por el Observatorio Andaluz contra la LGTBIfobia. Málaga abarca el 19% de todos ellos y se posiciona como la tercera provincia andaluza en la que más agresiones se produjeron en 2021. Por delante se encuentran Cádiz, con un 21% y Sevilla, con un 20%.

De estos incidentes, el 31% pertenecen a discursos de odio; el 26% a agresiones verbales o psíquicas, amenazas, insultos, etc; el 20% a acoso o bullying y el 19% a agresiones físicas. En cuanto al perfil de las víctimas, el 42% son menores de 30 años. Mientras, el 66% de estos ataques lo sufren hombres gays, el 32% personas trans y el 28% mujeres lesbianas.

La gayfobia sigue siendo la gran protagonista de los ataques contra el colectivo LGTBI. Estos suponen el 46% de las agresiones, mientras que la lesbofia supone el 24%. Por su parte, ha sido la transfobia la que se ha aumentado exponencialmente en el último año, pasando de un 10% a casi un 30%.

En este sentido, el presidente de la Federación Andaluza Diversidad LGTB y director del Observatorio Andaluz contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia, Antonio Ferre, acusa directamente al aumento de discursos de odio procedentes de grupos de ultra derecha, que se han incrementado un 8%. Del mismo modo, Ferre ha puesto el foco sobre los colectivos feministas no inclusivos con el colectivo trans.

“¿Qué estamos haciendo para que las personas trans estén pasando por un momento en el que su integridad física y psíquica esté en peligro? Igual que no podemos permitirnos el discurso de odio de la extrema derecha, no podemos permitirnos un feminismo que no sea inclusivo”, ha denunciado, del mismo modo, Ángel Mora, director general de Violencia de Género, Igualdad de Trato y Diversidad de la Junta de Andalucía, durante la presentación del Informe de la Situación de la LGTBIfobia en la Comunidad Andaluza 2021.

Los datos arrojados por este informe, sin embargo, no son un fiel reflejo de la realidad que se vive en Andalucía, puesto que el 63,9% de las víctimas no se atreven a interponer una denuncia. “Nosotros ofrecemos atención psicosocial, jurídica y acompañamiento en los juicios. Sin embargo, a la hora de denunciar no todos se animan a interponer una denuncia, algunos solo lo comparten en redes sociales”, explica Antonio Ferre.

De esta forma, Ángel Mora advierte de lo alarmante de esta realidad y anima a la población a denunciar: “Gracias a la denuncia damos visibilidad a las agresiones físicas, psíquicas y morales. Esta infradenuncia nos impide llegar a todos los datos y conocer realmente la incidencia de odio en nuestra comunidad”.

Por su parte, a raíz de los datos recabados por este informe, Mora traslada su descontento por la estabilización de las cifras: “Son muy parecidos, se han mantenido equilibrados en su mayoría. Esto es un problema, no podemos alegrarnos porque los datos se han mantenido estables o han bajado un poco, entonces estamos fracasando como sociedad”.

En esta misma línea, Antonio Ferre señala que “hay cosas que se dan por superadas y no, hace falta todavía una gran pedagogía social”.

Educar desde la escuela

El 15% de los ataques contra este colectivo se produce en las escuelas, mientras que el 12% de los agresores son menores de 18 años. “¿Saben lo que sufre un niño o una niña en un instituto, cuando tiene que estar creciendo como persona, empoderándose y buscando su sitio en la sociedad?”.

Por ello, El Observatorio Andaluz contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia aboga por la educación y la buena prevención, a través de la promoción de estudios sobre la situación de los adolescentes y jóvenes LGTBI en las escuelas para prevenir el acoso escolar.

Además, este observatorio traslada la necesidad de implementar planes interdepartamentales transversales entre consejerías de la Junta de Andalucía; impulsar campañas para el fomento de la no discriminación y la aprobación de la Ley Integral de Igualdad de Trato y No Discriminación LGTBI, así como la de la Ley Trans Estatal.

Del mismo modo, la entidad pone el foco en la formación y la información. Así, defienden seguir impulsando la formación en delitos de odio y atención a la víctima; fomentar la formación en delitos de odio en el mundo jurista y funcionariado, así como difundir buenas prácticas en el ámbito periodístico.