Los pantanos de Málaga siguen recibiendo aportes gracias a las lluvias y las escorrentías y siguen sumando un caudal vital para garantizar el abastecimiento. A día de ayer, los embalses sumaban 281 hectómetros cúbicos almacenados, lo que supone 90 más que hace dos semanas y equivaldría al consumo de agua de casi un año en la provincia.

Es el del Conde del Guadalhorce el que se mantiene como el que más caudal ha recibido en estos días, con 36 hectómetros más hasta situarse en 51. El de La Concepción, que abastece a la Costa del Sol Occidental, ha ganado en estas dos últimas semanas más de 25 hectómetros cúbicos, una cantidad que ya le ha garantizado el consumo de los próximos meses y que tiene ahora mismo al pantano al 78% de su capacidad. También han sumado caudal los embalses del Guadalhorce y el Guadalteba, mientras que la Viñuela sigue sin beneficiarse de estas precipitaciones, pese a ser el más necesitado de agua, y solo ha aumentado en cuatro hectómetros. 

Gran parte de la provincia de Málaga se ha mantenido hasta las 14.00 horas en aviso naranja (riesgo importante) por fuertes e intensas lluvia, tras ampliarse dos horas (terminaba a mediodía), ya que el que se activó anoche en gran parte en la zona occidental, preveía hasta 80 litros por metro cuadrado en 12 horas, una cifra a la que se ha acercado, si tenemos en cuenta que la estación de Pujerra ha sumado más de 61 en este periodo de tiempo, lo que añaden a los más de 100 sumados ayer (los registros más altos de las 340 estaciones que Hidrosur tiene en Andalucía).

Aunque las lluvias han continuado durante toda la jornada pero con menos intensidad, la Junta de Andalucía ha desactivado la fase de preemergencia del Plan de Emergencias ante el Riesgo de Inundaciones en la provincia de Málaga poco antes de las cinco de la tarde.

Más de 60 litros en 12 horas en Pujerra y 100,5 ayer

Durante toda la noche de jueves y la mañana del viernes, han continuado las precipitaciones en la provincia. Han sido cuantiosas especialmente en al zona occidental de la provincia. Así, durante la madrugada, según Aemet, hasta esta mañana, se han registrado 31,8 litros por metro cuadrado en la estación del aeropuerto de Málaga-Costa del Sol; 34,8 litros por metro cuadrado en el centro meteorológico; y 27,8 y 26,8 litros en Benahavís y Alpandeire, respectivamente.Además, según la red Hidrosur, consultada por Europa Press, en el río Genal, en Jubrique, han caído en 12 horas 61,2 litros por metro cuadrado (que se añaden a los más de 100 litros recogidos ayer); 50,2 en el embalse de La Concepción; 42,1 en la estación de El Torcal; 56,1 en el embalse de Casasola de la capital malagueña; y entre 30 y 40 litros en el embalse del Limonero, en la depuradora de El Atabal y en la estación del Paseo de la Farola.

En Cañete La Real, 16,3 litros por metro cuadrado; 25,9 en Ronda; 41,5 en la estación de la depuradora de Marbella; 37,7 y 29,7 litros por metro cuadrado en los embalses de Guadalteba y Conde de Guadalhorce, respectivamente; 42 litros en el repetidor de La Encantada y 37,9 en el canal del mismo nombre, en Málaga; 52,4 en Azud de Paredones, 38,9 litros en Coín; y 40,8 en el río Guadalhorce.

Sin embargo, en la comarca de la Axarquía y concretamente en el embalse de la Viñuela, el más grande de la provincia y el que tiene una menor cantidad de agua embalsada en estos momentos, solo se han registrado en 12 horas 9,8 litros por metro cuadrado. En la estación de Torrox se han contabilizado 14,4 litros en 12 horas; 15,4 en Alfarnatejo; y 7,2 en Torre del Mar.

A continuación, la última actualización de las lluvias registradas en el provincia hasta las 9.00 horas de este sábado, 26 de marzo. En la tabla, se observa el descenso en los acumulados.

Emergencias 112 Andalucía ha gestionado más de 60 incidencias relacionadas con el temporal de lluvia y viento desde la pasada medianoche hasta las 12:00 horas, de las que una treintena han tenido lugar en la provincia de Málaga. La mayoría de los avisos atendidos en el 112 se han referido a desprendimientos de piedras en carreteras secundarias, caída de árboles en el viario público y de otros objeto motivadas por el viento, junto con balsas de agua en calles, anegaciones puntuales o movimientos de laderas.

Con la alerta naranja hay riesgo de fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales, y con la amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.