Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Agricultura

El campo capea la sequía a base de tecnología

El sector agrario busca alternativas a la falta de recursos hídricos, con nuevos dispositivos capaces de ahorrar hasta un 60% de caudal

El kilogramo de tomate ha rozado estas últimas semanas los dos euros en origen. | F. E.

El campo malagueño ha empezado a recuperar la sonrisa en estos días. La mayoría de los embalses han alcanzado con las últimas precipitaciones justo la misma cantidad de agua que a estas alturas, hace justo un año, llevaban acumulados los periodos hidrológicos (de septiembre a marzo). El problema es que el anterior año hidrológico ya fue excesivamente seco, de manera que pantanos como el de la Axarquía suma un déficit acumulado que lo mantiene por debajo del 20% de su capacidad. ¿La solución para muchos agricultores? Invertir en dispositivos que ahorran caudal. No queda otra, porque el regadío no deja de ganar terreno al secano.

Los sindicatos agrarios con representación en las distintas comarcas de la provincia señalan que el paradigma de la inversión en I+D en agricultura lo constituyen, por este orden, la Axarquía y la Vega antequerana. Así se refieren a dos de los sectores que mayores dividendos aportan al IPC malagueño, en facturación por exportaciones anuales: el de los subtropicales y hortalizas del litoral oriental y el olivarero, en la comarca con eje en Antequera.

La comarca de la Axarquía presume de albergar la mayor despensa de la provincia, con explotaciones hortofrutícolas y de subtropicales. El embalse de la Viñuela constituye su principal aval para mantener la viabilidad de los suelos dedicados al regadío. | F. E.

Vinculan productividad con inversiones para aumentar la competitividad. Y en efecto, al consultar a investigadores de la Universidad de Málaga (UMA) en este materia, recuerdan que toda innovación requiere de una inversión que no siempre puede atender la propia administración pública. Un ejemplo lo constituye el acuerdo de colaboración existente entre la cooperativa Trops, con base en Vélez-Málaga pero con asociados en otros rincones de la provincia, como el Valle del Guadalhorce (tiene sede adicional en Coín).

El Instituto Andaluz de Domótica y Eficiencia Energética de la UMA ha permitido diseñar dispositivos que, mediante sensores, detectan si los árboles subtropicales, aguacates y mangos, tienen suficiente humedad en sus raíces. De esta manera, ayudados por la inteligencia artificial, los sistemas hídricos aportan agua en determinadas horas del día, al objeto de optimizar los recursos. Estos dispositivos tecnológicos permiten ahorros de hasta un 60%, vitales en tiempos de sequía como el que ahora atravesamos.

El presidente de Asaja en Málaga, Baldomero Bellido, expresa que sin soluciones estructurales, con inversiones a medio y largo plazo, volverán periodos de sequía como el actual y no habrá manera de mantener las explotaciones de regadío con suficiente cantidad de agua por hectárea.

«En Asaja ya alertamos después de la sequía de hace algo más de una década de que el campo necesitaba de obras estructurales. De trasvases y nuevos aprovechamientos como el que se ha logrado en la Axarquía, al conectar varios pozos del río Chíllar, en Nerja, con la red que suministra desde el embalse de la Viñuela gran parte del caudal que hace posible las fincas de subtropicales y los cultivos de invernadero en Vélez-Málaga o Torrox», manifiesta este portavoz provincial

La Viñuela

Reservas de agua

En efecto, la Junta de Andalucía tiene prevista la culminación de esas obras de emergencia, incluidas en el anterior Decreto de Sequía, para facilitar el caudal de dos de los pozos nerjeños con la red que además abastece a las urbanizaciones del litoral axárquico más oriental. Los técnicos de la Administración autonómica aún no han hecho balance de las últimas precipitaciones, pero aplauden la evolución de las precipitaciones durante esta segunda quincena de marzo.

Depósito en una finca veleña destinada a cultivar mango.

Si a finales de febrero había llovido desde septiembre, en el presente año hidrológico, apenas un tercio de lo acumulado hace un año hasta la misma fecha, ahora como decíamos al principio ya se ha recuperado justo esa desventaja. Los embalses así han sumado 70 hectómetros cúbicos en apenas siete días. Y en el entorno de La Viñuela se han recogido en la última semana casi 30 litros por metro cuadrado.

Desde septiembre se han acumulado en el año hidrológico casi 184 litros hasta este fin de semana, por casi 190 de los registrados hasta estas mismas fechas, en el anterior ejercicio. Y ya están en cifras de hace un año e incluso por encima los embalses de Casasola (ahora casi 300 litros), Conde de Guadalhorce (365 litros), Guadalteba y Guadalhorce (cerca de 390) o Limonero, en la capital malagueña (250 litros).

Al filo de alcanzar el listón de hace justo 12 meses se encuentra el embalse de la Concepción, con 407 litros a estas alturas del mes de marzo. Es además el embalse con un mayor porcentaje de agua acumulada, al encontrarse al 82% y a punto de empezar a arrojar al mar el excedente que tiene.

Precisamente para cada uno de los pantanos que hay repartidos a lo largo y ancho de la provincia está ideada una red de desaladoras «low cost», patentada por el propio Instituto Andaluz de Robótica y Eficiencia Energética de la UMA. Los investigadores que la han desarrollado ya han recibido el interés tanto del Gobierno central como de la Junta de Andalucía. El sistema está previsto que albergue en cada unidad una serie de paneles solares, capaces de reducir el consumo energético que hasta ahora complicaba el uso de desaladoras en otros territorios.

Los expertos relatan que la provincia malagueña no sólo despunta en la puesta en marcha y fabricación de dispositivos electrónicos para el sector servicios o la industria turística. No son pocos, en este sentido, los esfuerzos por «mejorar la competitividad en los cultivos intensivos». En este marco también trabaja el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora, que tras más de 60 años instalado en el término axárquico de Algarrobo y diseñado como parte del CSIC acaba de abrir unas instalaciones adicionales en el campus de Teatinos (como parte también de la UMA).

El director de este otro instituto, Enrique Moriones, incidía esta semana en que el centro algarrobeño es pionero en España dentro de la investigación hortofrutícola. Fundado por el economista alemán Dieter Wimberg, en el marco de un acuerdo de colaboración entre el Gobierno español y el alemán, su objetivo prioritario siempre ha sido el de adelantarse a la producción agraria en los distintos territorios.

La Mayora

«Sin esta función no se podría comprender la implantación en Andalucía de cultivos de gran peso económico como los aguacates y mangos en la Axarquía o los fresones, que antes de cultivarse en Huelva ya se experimentaron a principios de los setenta en el litoral malagueño más oriental. Adaptamos las variedades que han posibilitado su producción y su rentabilidad», matiza. Cuando en las últimas semanas se han pagado en origen casi 3 euros por kilogramo de aguacate cultivado en la provincia, así como cerca de 2 euros por tomates producidos en los invernaderos extratempranos de El Morche, Lagos y otras localidades del litoral axárquico, estos expertos recuerdan todo el I+D que ha habido detrás.

Así, portavoces de UPA o de COAG, los otros dos sindicatos agrícolas con mayor representatividad junto a Asaja, reconocen que la subida de los gastos y del precio del combustible les afecta sobremanera. Pero también expresan que han llegado a estas alturas del siglo XXI con variedades hortofrutícolas mucho más resistentes a plagas, así como explotaciones en ecológico de gran peso específico a la hora de encontrar mejores precios en los mercados centroeuropeos más exigentes.

Que La Mayora permita a los productores malagueños encontrar soluciones en pocos meses a sus particulares batallas contra distintos virus es un logro importante. Pero además está previsto que las nuevas instalaciones en el campus universitario malagueño confieran a este instituto de investigación de la posibilidad de mejorar en avances sobre «biología molecular vegetal», así como en reforzar la tecnificación de las explotaciones, mediante el análisis de insectos y de patógenos.

La propia UMA subraya la inversión recién culminada, que servirá como laboratorio adicional a las 50 hectáreas de finca experimental que se rigen en Algarrobo como único centro agrícola dependiente del CSIC de todo el sur de España. Un logro adicional del que presume con orgullo el campo malagueño.

Compartir el artículo

stats