Kiosco

La Opinión de Málaga

Innovación

Málaga empezará a tejer en abril una red inteligente de edificios

El proyecto Red Centesimal interconectará 218 inmuebles desde los que se podrán monitorizar valores como la eficiencia energética o el nivel de contaminación - Hay cuatro empresas interesadas

El sistema englobará 218 edificios públicos de Málaga. Arciniega

A partir de abril, la ciudad de Málaga empezará a tejer toda una red inteligente de edificios públicos que estarán interconectados a través de una multiplataforma gestionada por el Ayuntamiento.

Se trata del proyecto Red Centesimal, adscrito al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación digital, que pretende crear una malla de comunicaciones con 218 edificios municipales, incluyendo desde las juntas de distrito, la Policía Local, Limasam, Emasa, el Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), el puerto, el Málaga TechPark o incluso el Teatro Cervantes. Los edificios de Adif y Aena también estarán incorporados.

En cada uno de estos equipamientos se medirán diversos parámetros, desde los consumos energéticos, el consumo de agua, la ocupación de los edificios, la capacidad de almacenamiento, los niveles de contaminación, la pluviometría, el nivel de ruido o incluso el uso de los desfibriladores instalados.

El objetivo es crear una amplia base de datos que estará abierta al público a través de la página web del Ayuntamiento de Málaga, lo que permitirá optimizar los recursos de los equipamientos públicos así como evaluar y mejorar la calidad de vida de la ciudadanía malagueña desde diversos ángulos.

El proyecto tiene un presupuesto de 4.961.000 euros, de los que el 80% está financiado con fondos FEDER

decoration

«En principio lo que se hace es monitorizar todas estas variables. Luego tendremos que hacer un análisis de explotación de esos datos», explica la concejala de Innovación y Digitalización Urbana, Susana Carillo, que señala que esa información se mostrará al público en tiempo real a través de paneles que estarán instalados en cada edificio.

Carillo estima que el contrato, al que se han presentado cuatro empresas, se adjudicará el próximo mes. Entonces empezará a instalarse todo el sistema, un proceso que durará 18 meses por lo que se espera que esté desplegado al 100% a finales de 2023.

«En el momento que se firme el contrato, las empresas que han concursado ya han estudiado todas las ubicaciones y tienen que empezar con el despliegue de la tecnología, de los sensores, de los nodos, la conexión con la plataforma que va a recibir todos los datos... lleva una parte importante de ciberseguridad que es un software que también tendrá que instalarse», añade la concejala, que indica que, una vez concluya esta fase, a posteriori vendrá un período de recogida de datos que permitirá comenzar con los análisis.

Contarán con un botón de emergencia que iniciará un protocolo de actuación automático, el cual verificará que no se trata de una falsa alarma

decoration

«Si nos fijamos en los consumos de agua o en los consumos de energía, podemos empezar a comparar los consumos de las distintas plantas o de los distintos edificios. Seguramente nos encontraremos que hay edificios que consumen bastante más que otros para el mismo número de metros cuadrados y personas por metro cuadrado. Y ahí es donde ya el ayuntamiento tendrá que tomar decisiones», continúa la concejala de Innovación y Digitalización Urbana.

Así, cada edificio quedará integrado en lo que se define como «ciudad inteligente» a través de un nodo IOT -Internet of Things [internet de las cosas]-, una conexión a través de la que enviará su propia información a una plataforma común. Para ello se empleará el tendido de fibra óptica de Málaga y la red telemática del Ayuntamiento.

Las emergencias y el botón del pánico

Entre las ventajas que ofrecerá la interconexión de 218 edificios municipales junto a las instalaciones de Adif y Aena, entre otros, se encuentra la agilización de la respuesta en caso de que se produzca, por ejemplo, un incendio o una urgencia médica.

Para ello, los equipamientos incluidos en esta malla inteligente contarán con un botón de emergencia que iniciará un protocolo de actuación automático, el cual verificará que no se trata de una falsa alarma y que movilizará los medios necesarios.

En la misma línea se desarrollará un «botón de infarto» a través de una app. «Cuando alguien está siendo objeto de un ataque cardiaco, cualquier persona puede avisar de la situación pulsando en su teléfono móvil un ‘botón de infarto’. En cuanto se presiona el botón de infarto, llegará a los servicios sanitarios más cercanos una alarma con la ubicación -GPS o en su defecto la del edificio-. Al mismo tiempo, la plataforma de ciudad responderá informando de cuál es el edificio con el desfibrilador más próximo», se indica en el proyecto.

Asimismo, este sistema pretende funcionar como una herramienta de contención de amenazas terroristas en el paseo marítimo y en la zona de atraque de cruceros en el Puerto de Málaga. «El caso no busca impedir el ataque, sino que asume que se ha producido, y trata de minimizar el desconcierto general de la población en los instantes que siguen al hecho perpetrado».

Cinco millones de presupuesto, financiado al 80%

El proyecto «CentESiMal», presentado por el Ayuntamiento de Málaga, fue uno de los seleccionados como ganadores de la Convocatoria de Pilotos de Edificios Inteligentes de Red.es. El proyecto tiene un presupuesto de 4.961.000 euros, de los que el 80% está financiado con fondos FEDER y el 20% restante lo asume el Ayuntamiento de Málaga.

Compartir el artículo

stats