El Hospital Regional Universitario de Málaga recibe la certificación de calidad 'Óptima' y 'Excelente' para sus unidades de Oncología Radioterápica y de Cuidados Críticos y Urgencias Pediátricas. El delegado territorial de Salud y Familias en Málaga ha hecho entrega de estos distintivos, que elevan a 19 el número de unidades del hospital certificadas por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), confirmando una vez más su compromiso con la cultura de la calidad y con la certificación como herramienta de análisis interno y mejora continua.

El acto de entrega de los distintivos de calidad ha sido en el salón de actos del Hospital Materno-infantil y ha estado presidido por el delegado territorial de Salud y Familias en Málaga, Carlos Bautista Ojeda, acompañado por la directora gerente del Hospital Regional, Mª del Mar Vázquez Jiménez, y el director de la ACSA, José Ignacio del Río Maza de Lizana. Asimismo, la entrega de los certificados a los responsables de las unidades ha sido presenciada por el equipo directivo del centro y por su equipo de calidad.

Las unidades de Oncología Radioterápica y de Cuidados Críticos y Urgencias Pediátricas del Hospital Regional Universitario de Málaga han recibido la certificación de calidad de la ACSA tras alcanzar el cumplimiento del 76% de los estándares propuestos, teniendo así el certificado de 'Óptima'. Entre ellos, destacan en el estudio de accesibilidad física realizado por la unidad. También se ha puesto en valor la implantación de una estructura investigadora que posibilita una importante producción científica, la realización de actividades trasversales con otros servicios del hospital, facilitando una mejor accesibilidad y asistencia a los pacientes.

Las unidades de Cuidados Críticos y Urgencias Pediátricas han conseguido la más alta distinción que otorga la ACSA, el nivel 'Excelente', siendo la primera unidad pediátrica en obtenerla en Andalucía. Ha conseguido mejorar en pocos meses sus resultados hasta alcanzar el máximo nivel de certificación, llegando a cumplir el 97% del total de estándares del manual de unidades asistenciales. Entre sus puntos fuertes, se encuentran el diseño y fabricación de un kit de triaje ante catástrofes externas, el uso de códigos QR para mejorar la comunicación e información a pacientes y familiares, la divulgación de vídeos explicativos sobre el funcionamiento de determinados equipos de electromedicina, así como la cohesión demostrada por el equipo y su implicación en las distintas áreas de soporte de la unidad.

Además de las que hoy han recogido su certificación, cuentan con este distintivo las unidades de Pediatría, Neonatología, Alergología y Formación Continuada, todas en nivel ‘Óptimo’, y las de Oncología Médica, Endocrinología y Nutrición, Medicina Interna, , Cirugía Ortopédica y Traumatología, Cardiología y Cirugía Cardiovascular, Cuidados Intensivos, Cirugía Pediátrica, Hematología, Aparato Digestivo, Medicina Física y Rehabilitación, Reumatología, Neurología, Neurofisiología y Neurocirugía, y Salud Mental, en nivel ‘Avanzado’.

Certificación de centros y unidades

La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) es una entidad de evaluación y certificación adscrita a la Consejería de Salud y Familias e integrada en la Fundación Progreso y Salud. Su actividad de certificación se dirige a los centros y unidades sanitarias y de servicios sociales, a las competencias de los profesionales sanitarios y a la formación continuada, según el modelo de certificación del Sistema Sanitario.

Las entidades certificadas han demostrado su compromiso con la excelencia y la mejora continua del servicio que ofrecen a la ciudadanía, garantizando que su actividad se ajusta a los manuales de certificación de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía. Estos criterios de calidad evalúan aspectos referidos a la organización de la actividad, la accesibilidad y continuidad de la atención, los derechos de los usuarios o la seguridad de los procesos.

A través de la autoevaluación que las unidades realizan sobre los estándares de la ACSA y que se ratifican en una visita de evaluación, el proceso de certificación constituye, además de un reconocimiento, una oportunidad de aprendizaje y crecimiento, que en este caso ha permitido identificar y desarrollar cerca de 50 acciones de mejora.

Para más información sobre la ACSA, haz clic en este enlace.