Enfermeras, fisioterapeutas, pacientes y ciudadanos se han concentrado hoy, frente a la sede del Servicio Andaluz de Salud, para denunciar que las administraciones públicas y partidos políticos "están traicionando el interés general de mejorar la sanidad pública, dejando evolucionar su grave enfermedad sin reaccionar y permitiendo, por tanto, que siga agonizando, lenta pero inexorablemente, con el consiguiente perjuicio para la salud y seguridad de 47 millones de personas".

Así lo advierte el Sindicato de Enfermería SATSE, que ha convocado esta nueva protesta que no solo ha estado protagonizada por enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, sino también por representantes de asociaciones de pacientes, usuarios y consumidores, estudiantes de Enfermeria y Fisioterapia, familiares de profesionales y otros colectivos sociales que han querido manifestar su absoluto rechazo a la situación de "progresivo abandono y precariedad que sufre nuestro sistema sanitario tras dos años de lucha contra la pandemia del Covid-19".

Todos ellos han criticado que, una vez que el foco informativo y social no está centrado en la pandemia, las administraciones públicas y partidos "no están cumpliendo ni uno solo de los compromisos realizados para que los hospitales, centros de salud y otros centros sanitarios y sociosanitarios de Andalucía cuenten con los recursos y medios necesarios para ofrecer una atención sanitaria digna, segura y de calidad".

Portando pancartas y coreando proclamas exigiendo soluciones, además de “respeto y dignidad”, las personas concentradas protestaron por la política de “brazos cruzados” de la Consejería de Sanidad que "está cronificando los problemas y deficiencias que el SAS ya tenía antes de la pandemia y que ahora se han agravado, como las listas de espera, saturación, colapsos, sobrecarga y tensión asistencial".

Otro claro ejemplo, subrayaron, es el “vergonzoso bloqueo que sufre desde hace un año y tres meses la tramitación de la Ley de Seguridad del Paciente en el Congreso de los Diputados, y que está impidiendo que la seguridad asistencial esté siempre garantizada en cualquier centro sanitario y sociosanitario, gracias a una asignación máxima de pacientes por enfermera/o en condiciones de igualdad, calidad y seguridad".

Asimimos, SATSE alerta de que estos profesionales sanitarios siguen sufriendo, en uno de cada tres casos, una situación laboral de temporalidad y precariedad que sigue sin resolverse y que demandan poder jubilarse anticipadamente.

“Mientras que al conjunto de la ciudadanía le sigue preocupando, y mucho, la situación de nuestra sanidad, como reflejan las últimas encuestas, a los responsables públicos y políticos ya no les importa nada y se enzarzan en otras polémicas y debates muy alejados del interés general, sin querer tampoco darse cuenta de que aún no ha acabado la pandemia del Covid-19 y que habrá otras crisis sanitarias en un futuro”, resaltan desde el Sindicato de Enfermería.