Kiosco

La Opinión de Málaga

Mirando atrás

La Araña: una propuesta urbanística para el siglo XXI

El productor Manuel Navarro, con el apoyo del exministro Manuel Pimentel, profesores y catedráticos de universidad, propone convertir La Araña y su entorno en un gran zona verde y campus de investigación, tras el traslado de la fábrica de cemento y la autovía

Vista aérea de la zona de La Araña. Kurro Silva

El malagueño Manuel Navarro, productor y realizador del veterano programa de TVE ‘Arqueomanía’, compara los millones de metros cuadrados entre el Puerto del Candado y el arroyo de Totalán -y al norte, hasta la autovía- con ‘La habitación vacía’, como se conoce un enorme trozo del desierto en la Península Arábiga.

«10 meses al año esto está totalmente vacío», comenta mientras señala este rincón de Málaga. Manuel Navarro, que es vecino de La Cala, charla esta semana con La Opinión junto a la Torre de las Palomas, en La Araña, una construcción defensiva de tiempos de Felipe II.

Manuel Navarro, esta semana delante de la centenaria Torre de las Palomas. Evelyn Herrera

El productor, con el respaldo del exministro popular y director de ‘Arqueomanía Manuel Pimentel, catedráticos y profesores de las universidades de Málaga, Cádiz, Granada y la Complutense, ingenieros y arqueólogos, encabeza el proyecto ‘La Tela de Araña’, que, como en su día hizo Bilbao con su ría, indica, pretende darle un vuelco al paisaje industrial de La Araña para plantear, a largo plazo, «un perfil limpio de ciudad, vanguardista, dedicado a la investigación, la tecnología y el esparcimiento».

Área de de actuación propuesta. L.O.

El proyecto, presentado en enero al concejal de Urbanismo, Raúl López -informa Manuel Navarro- tiene tres grandes objetivos: trasladar la fábrica de cemento de La Araña; desmantelar el tramo de autovía desde el Puerto del Candado al centro comercial Carrefour de Rincón -la carretera podría ir al norte de la cementera, apunta- y todo el espacio resultante convertirlo en un área de protección arqueológica, esparcimiento e investigación.

En ese gran campus de investigación y zona de protección arqueológica el proyecto propone, entre otros equipamientos, un Museo de las Cuevas de la Araña; un Centro de Investigación de las Cuevas; un laboratorio de Arqueología Subacuática; un Instituto de Investigación de la Evolución del Clima; Instituto de Investigación para la Recuperación de Fondos Marinos; residencia para investigadores; una reserva de especies animales y vegetales autóctonas, además de una gran zona deportiva, carriles para bicis y vehículos eléctricos y un puerto para embarcaciones con cero emisiones.

El productor Manuel Navarro, esta semana en La Araña. Evelyn Herrera

«Esto no es una plataforma política ni una enmienda a la totalidad del Urbanismo de Francisco de la Torre; no nos apoyamos en ningún partido; somos una serie de personas que tenemos inquietudes y queremos lanzar ideas para que la bandera la coja la administración y que los especialista hablen», remarca.

Como detalla, el motivo para fraguar esta ‘Tela de Araña’ fue el descubrimiento, el verano pasado, de la cueva conocida popularmente como de 'la Maravilla Blanca’, en terrenos de la cementera, un espacio que a su juicio merece la pena proteger e investigar y que evidencia el potencial patrimonial de toda esta ‘habitación vacía’.

Interior de la cueva de la Maravilla Blanca, en terrenos de la fábrica de cemento. L.O.

Con respecto al cambio de sitio de la cementera, explica que «no es la primera vez que una fábrica de cemento se traslada» y destaca que ha habido casos como en Guadalajara o Madrid. «Por supuesto, se haría de forma negociada y ordenada, aquí no se trata de echar a nadie ni que la gente pierda su trabajo», subraya.

«El mismo valor que Atapuerca»

Quien mejor conoce el valor de la zona es el arqueólogo de los Yacimientos de La Araña Julián Ramos, quien hace décadas ya impidió, junto con otros expertos, que la actual autovía arrasara con las cuevas del entorno, incluida la Cueva del Tesoro, y consiguió que cambiara la trayectoria -con el nuevo trazado ‘sólo’ se perdieron tres cuevas-.

El arqueólogo Julián Ramos y el productor Manuel Navarro, en el Centro de Interpretación de Cuevas de La Araña. Evelyn Herrera

«Siempre he dicho que este yacimiento tiene el mismo valor que Atapuerca, sólo que en un segmento cronológico distinto». De hecho, explica que los restos de Atapuerca van desde hace un millón de años hasta unos 500.000 y en La Araña comienzan a partir de esa fecha: «Desde hace unos 500.000 años por la Bahía de Málaga han pasado prácticamente todos los grupos humanos hasta nuestros días». Preneandertales, neandertales, humanos modernos... Julián Ramos detalla cómo en la zona del Peñón del Cuervo se localizaron sendos campamentos púnico, romano y medieval y luego destaca la mencionada torre de Felipe II contra los piratas berberiscos y el arco conmemorativo del Camino de Vélez, de tiempos de Carlos III, en terrenos de la fábrica de cemento.

Arco conmemorativo de Carlos III de las obras del Camino Viejo de Vélez, en terrenos de la fábrica de La Araña. La foto fue tomada en 2018. Arciniega

Además, está convencido de que si todo el espacio de La Araña pudiera investigarse y excavarse, se podría descubrir «muchísimo» porque, en los más de 40 años que lleva trabajando en este área, «creo que no hemos hecho ni el 0,5 por ciento», calcula.

A este respecto, no descarta que la nueva cueva contenga restos arqueológicos, aunque hasta la fecha no ha podido visitarla.

Replantear su futuro

Para Manuel Navarro, la gran ‘habitación vacía’ de La Araña, «paso estratégico hasta toda la zona Este de Málaga», podría replantear su futuro, como ha hecho la ciudad israelí de Haifa, «un Silicon Valley sin industrias pesadas, que se dedica a la investigación de las energías renovables, a los recursos marinos...».

En su opinión, es el momento de estudiar en serio la propuesta, «ahora que la ciudad quiere celebrar una exposición internacional pivotando sobre la sostenibilidad». Además, está convencido de que el proyecto podría contar con subvención europea.

El Peñón del Cuervo desde la Torre de las Palomas. Evelyn Herrera

En su opinión, haría falta «voluntad política, por eso queremos contar con el Ayuntamiento y que se lleve bien con la Junta y esta con el Gobierno central, ya que requeriría el compromiso de todos al ser un proyecto de futuro».

Por este motivo, el propósito del productor malagueño es el de mantener una próxima cita con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y reunirse con representantes de otras administraciones.

Las instituciones e interesados en conocer más aspectos de esta propuesta o en sumarse a ella pueden escribir al correo electrónico latela758@gmail.com.

«Aquí hay dos modelos: o me dedico a la ciencia, la investigación y el desarrollo o sigo haciendo cemento», concluye.

Compartir el artículo

stats