Dos personas han sido detenidas en Málaga por presuntamente liderar una trama para vender contenido audiovisual de pago a través de internet y vía satélite. La Policía Nacional ha destacado el alto grado de especialización tecnológica de los investigados, ya que para perpetrar sus actividades utilizaban una sofisticada infraestructura con la que prestaban servicios a sus clientes. Se calcula que el perjuicio económico ocasionado a los titulares del contenido multimedia distribuido asciende a más de 87.500 euros.

Las pesquisas arrancaron a finales de 2019 tras detectarse una web dedicada a comercializar productos audiovisuales de pago propiedad de LaLiga y el contenido completo de una conocida plataforma de televisión bajo demanda. Analizando la página web, los investigadores observaron que ofertaban la posibilidad de abonarse a canales de televisión con un precio que variaba en función de la duración del paquete contratado y del número de dispositivos en los que se querían reproducir. Además, publicitaban sus servicios en redes sociales y en portales de compraventa de artículos online, donde conseguían una gran cantidad de visualizaciones. Incluso, tenían asociado un blog para dar soporte técnico, simulando el servicio de atención al cliente que puede ofrece cualquier empresa lícita.

Según la Dirección General de Policía, la investigación se enfocó en dos direcciones. Por un lado, buscando la identificación de la persona que estaba detrás del entramado y el descubrimiento de la estructura que soportaba la distribución ilícita de la señal. Por otro, se investigaron los medios de pago que utilizaban para recibir los ingresos por los servicios que prestaban, y que era principalmente a través de una plataforma financiera de pagos.

Estas dos vías de investigación llevaron hasta Málaga, donde fueron detenidos los principales integrantes del entramado, quienes poseían los servidores que difundían la señal pirata de televisión. Una vez tenido en cuenta el número de clientes que tenían y los precios reales que ofertan las empresas suplantadas por acceder a los servicios de CCCAM e IPTV, se estima que la ganancia total obtenida por el grupo criminal supera los 87.500 euros, han indicado. A estas dos personas les atribuyen delitos contra la propiedad intelectual, contra los servicios de difusión televisiva de carácter condicional y por defraudación de fluido eléctrico.