Kiosco

La Opinión de Málaga

Movilidad sostenible

Málaga limitará el tráfico de coches contaminantes en el centro antes de que acabe 2023

El Ayuntamiento saca a concurso un importante contrato de cinco millones de euros para instalar un sistema inteligente de reconocimiento de matrícula que controlará el acceso de los vehículos a través de 97 puntos - Los residentes tendrán permiso para circular y podrán ofrecer "invitaciones"

Caravana en el Paseo de los Curas.

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética aprobada en mayo del año pasado es clara: todos los municipios de más de 50.000 habitantes deberán tener una zona de bajas emisiones antes de 2023.

Por ello, el Ayuntamiento de Málaga tiene que moverse con rapidez para implantar esta Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en los plazos marcados por la nueva normativa estatal, aunque la ciudad ya dio los primeros pasos en ese sentido a través del Plan del Clima (Alicia) impulsado por el Observatorio de Medioambiente Urbano (OMAU) en 2020 y es el Área de Movilidad la que está desarrollándolo ahora a través del proyecto Málaga Saludable.

En el caso de la capital, en esa zona de bajas emisiones estará restringida la circulación de los vehículos, en especial, la de los más contaminantes, por lo que contará con un sistema inteligente de reconocimiento de matrícula que controlará el acceso del tráfico rodado a través de 97 puntos en el centro de Málaga.

“El diseño del sistema se basa en que se instalará una cámara de lectura de matrículas por carril de circulación, tanto de entrada como de salida. La comunicación de estas cámaras con el centro de control se hace a través de la red de fibra óptica”, se recoge en el pliego del contrato.

Se creará así un Área Central de Bajas Emisiones, denominada Envolvente, con una extensión de 473 hectáreas, determinada a partir de la delimitación propuesta en su momento por el Plan del Clima (Alicia) y la que se detalla en el Plan Especial de Movilidad Sostenible (PEMUS) del Área de Movilidad.

Precisamente la instalación e implantación de ese sistema de control de accesos es lo que ha sacado a licitación el Área de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga, mediante un contrato de 5.093.956,70 euros (IVA Incluido), con un plazo de ejecución de 12 meses, para el que las compañías interesadas podrán presentar sus ofertas hasta el próximo 9 de mayo.

Los objetivos a cumplir son conseguir una mejora de la calidad del aire y del ruido mediante la reducción del tráfico, disminuir el porcentaje de viajes con vehículos motorizados, favorecer la circulación de vehículos no contaminantes e incrementar la digitalización de la movilidad urbana.

A largo plazo se espera que esta zona de bajas emisiones suponga una reducción del 20% en el tráfico rodado y del 25% en el caso del ruido. En cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero, está prevista la reducción de emisiones de dióxido de carbono un 60%, un 88% el monóxido de carbono, un 94% el óxido de nitrógeno y un 96,4% las partículas PM10.

“Para finales de 2023, tiene que estar implantado y sensorizado todo el sistema. El primer anillo es el centro de Málaga, el Soho, calle Victoria…”, explica el concejal de Movilidad, José del Río.

"Tenemos que presentar la licitación entre este mes de abril y noviembre, de manera que antes de finales de noviembre se haya adjudicado ya a la empresa que va a hacer las obras o instalaciones necesarias", añade Pedro Marín, director del OMAU.

Excepciones

Este sistema de control en la ZBE se regirá en función del distintivo ambiental de los vehículos, un aspecto que queda pendiente de regular según se prevean en la Ordenanza de Movilidad Sostenible y otras futuras normas.

No obstante, habrá una serie de excepciones que flexibilizarán el acceso al centro de Málaga. En primer lugar, los residentes tendrán un permiso para acceder a la zona de bajas emisiones y tendrán la posibilidad de ofrecer “invitaciones”, es decir, autorizar visitas un número concreto de veces y en períodos concretos. Además se podrán autorizar accesos puntuales o temporales mediante la entrega de la documentación que se determine o mediante pago online.

También se tramitarán declaraciones responsables para permitir la entrada y estará contemplado el acceso de “colectivos” a través de la creación de listas en un formato determinado que podrán tramitar, por ejemplo, aparcamientos y hoteles, tal y como se recoge en el contrato.

La red de cámaras que ya hay instaladas en el centro de Málaga será reutilizada e integrada en una plataforma global desde donde se gestionarán los controles de accesos, la gestión administrativa de los permisos, tanto local como a través de Declaraciones Responsables, y la integración con Policía Local para las sanciones.

Avisos al conductor

Los conductores que se aproximen a la zona de bajas emisiones se encontrarán con avisos y paneles informativos de la zona restringida en tres zonas de la capital en coordinación con la Dirección General de Tráfico (DGT):

En la autovía A7, se avisará sobre la zona de bajas emisiones y así eviten la entrada y circulación por la ciudad. Después, el siguiente aviso será en la MA-20, que permite el desplazamiento entre zonas de la ciudad evitando el ámbito de la ZBE. Por último habrá un tercer ámbito, compuesto por las avenidas de Juan XXIII y Valle Inclán , además del “Vial de Cornisa”, con cartelería fija disuasoria en las principales vías afluyentes para derivar a los vehículos no autorizados.

Se instalarán 16 paneles informativos LED reforzando esta información y se prevé el aviso a través de la página web municipal, los medios de comunicación y redes sociales cuando las restricciones cambien de manera significativa.

Compartir el artículo

stats