Kiosco

La Opinión de Málaga

Suicidio

El Hospital Regional de Málaga implanta un programa de seguimiento para la prevención del suicidio

Las urgencias de este centro atienden cada día cuatro intentos de suicidio, por lo que el equipo de Salud Mental trabaja a diario en su prevención - 'Código Suicidio' es un plan de acompañamiento a los pacientes con ideas suicidas

Miembros del equipo 'Código Suicidio' del Hospital Regional de Málaga L.O

La Unidad de Salud Mental del Hospital Regional Universitario de Málaga ha puesto en marcha un programa de prevención del suicidio dirigido a los pacientes que hayan acudido a las urgencias de los centros del complejo sanitario, con el objetivo de hacerles seguimiento, acompañarlos y minimizar el riesgo de autolesiones.

Una docena de profesionales de las distintas áreas de este centro sanitario han trabajado durante meses de manera disciplinar en la implantación de este programa. Finalmente, esta herramienta ha visto hoy la luz, en una presentación a la que ha acudido la delegada del Gobierno andaluz, Patricia Navarro: "'Código Suicidio' nace como procedimiento para reducir las posibilidades de que un paciente con riesgo de suicidio vuelva a intentarlo".

El programa enlaza directamente con uno de los objetivos de la mesa de trabajo creada el año pasado en la Delegación de Gobierno para la prevención del suicidio de una forma transversal, “pues estamos implicadas varias áreas, como la educación, los servicios sociales, y todas las instituciones y entidades”. De este modo, la delegada ha insistido en que es preciso “dar herramientas emocionales a las personas, para que no lleguen a ese punto” .

Las urgencias del Regional atienden cada día cuatro intentos de suicidio, cifra que ha aumentado desde el inicio de la pandemia de Covid19. Ante estos datos, el equipo de Salud Mental que trabaja en el servicio de Urgencias del complejo sanitario y en la unidad -ubicada en el Hospital Civil- decidió poner en marcha un programa de seguimiento y acompañamiento, con el objetivo de apoyar al paciente con ideas suicidas y ofrecerle un plan individualizado para evitar nuevas tentativas.

El circuito previo a la implantación de este programa piloto era la derivación de los pacientes atendidos en urgencias por intentos de suicidio a los equipos de salud mental comunitarios, cuyo referente es el Hospital Regional Universitario de Málaga. Sin embargo, los profesionales detectaron la necesidad del apoyo y seguimiento a estas personas para reducir las tentativas.

En este sentido, el director de la Unidad de Salud Mental, Antonio Bordallo, explica que un gran porcentaje de las personas con intentos de autolisis que acuden a los servicios de urgencias luego no acuden a seguimiento. “Sabemos que uno de los factores de riesgo de un suicidio consumado es haber tenido un intento previo, por eso hay que intervenir sobre esta población, detectarlos y seguirlos para que no repitan la tentativa, de ahí que nazca ‘Código suicidio’”, señala.

En esta línea, desde este servicio ya se trabaja desde hace años en un programa de prevención del suicidio que conlleva una serie de actividades encaminadas a sensibilizar a la población sobre la relevancia de este fenómeno social. Además de aumentar el conocimiento y mejorar el registro de los suicidios consumados en la provincia de Málaga. Del mismo modo, facultativos y enfermeras trabajan también para mejorar la formación de los profesionales sanitarios, en especial en Atención Primaria y Servicios de Emergencias, así como para garantizar la continuidad de la atención entre los diferentes circuitos asistenciales. Asimismo, pretenden afianzar los programas de prevención e intervención durante la hospitalización, instaurar intervenciones específicas para el tratamiento de las conductas suicidas y mejorar la información de los pacientes y de las personas del entorno más próximo.

La responsable de 'Código Suicidio', la psiquiatra Maribel Gómez del Cid, explica que la implantación del mismo ha requerido de la implicación y el trabajo de profesionales de numerosas áreas y categorías, con el objetivo de trabajar en común para reducir los tiempos y detectar necesidades a través del plan individualizado de acompañamiento. "Sabemos por estadística que los primeros días tras un intento de suicidio son cruciales, porque es donde hay más riesgo de que se vuelva a repetir, de ahí que garantice esta asistencia en las primeras horas", añade la psiquiatra.

'Código Suicidio'

El programa se activa cuando los profesionales de los servicios de urgencias detectan el riesgo y derivan la atención al equipo de Psiquiatría, a través del cual se realiza un cribado del nivel del riesgo suicida a través de una escala de valoración del mismo. "Este cribado consiste en la realización de una serie de preguntas que evalúan el riesgo y se registra en agenda de teleconsulta por parte del psiquiatra de guardia. Tras esta valoración, el equipo de enfermería de salud mental garantizará un acompañamiento de estos pacientes mediante consulta telefónica y la gestión de una cita presencial en los equipos comunitarios”, asegura Maribel Gómez del Cid.

Al alta, el paciente recibe un tríptico informativo con recomendaciones tanto para él como para sus familiares, en el que se recogen diferentes recursos a los que recurrir. El paciente atendido en Urgencias por tentativa de suicidio ha de consentir participar en este programa preventivo para que el equipo enfermero le haga un seguimiento posterior. Además, la enfermera especialista en salud mental contactará vía telefónica entre las 24 y 72 horas con dos objetivos primordiales: asegurar el estado del paciente para valorar si está realizando el plan de seguridad recomendado y constatar que acudirá a la cita preferente en su Unidad de Salud Mental Comunitaria.

El coordinador de cuidados de Salud Mental del Regional, Juan Antonio García, explica que en la teleconsulta inmediata se pregunta al paciente cómo se encuentra, si ha tenido más ideas suicidas, se valora el plan de seguridad y si va a acudir a la cita de referencia. La coordinación con el equipo de salud mental comunitaria también es vital, puesto que desde allí se detecta a posteriori si ha acudido no. "Si no lo hace, el equipo enfermero contacta para averiguar los motivos y animarle a hacerlo, además de proporcionarle toda la información y consejos que requiera", agrega García.

El programa de prevención, detección y abordaje del suicido es un proyecto que implica a numerosas instituciones y organizaciones que trabajan para erradicar esta problemática social y que puede afectar a toda la población. Desde hace un año, un grupo de profesionales trabaja de forma transversal a nivel provincial para definir una estrategia diferenciada para dar una respuesta conjunta y coordinada por todos.

Compartir el artículo

stats