La vicerrectora de Igualdad, Diversidad y Acción Social, Isabel Jiménez, y el vicerrector de Estudiantes y Deporte, Francisco Murillo, han presentado este viernes junto a la decana de la Facultad de Psicología y Logopedia, Isabel Hombrados y la catedrática del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico, Berta Moreno-Küstner, el 'I Plan de Prevención de la Conducta Suicida de la Universidad de Málaga', un documento que implementa un conjunto de estrategias y acciones con el objetivo de reducir la prevalencia de la conducta suicida en la Universidad de Málaga.

Se trata de un plan transversal, pionero en el ámbito universitario español, promovido por ambos vicerrectorados, desarrollado en la Facultad de Psicología y Logopedia por la catedrática del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico, Berta Moreno-Küstner, en colaboración con el psicólogo general sanitario, Javier Ramos Martín, que permitirá ofrecer atención psicológica a la población universitaria, además de potenciar la coordinación de actuaciones en este campo dentro de la Universidad, y entre esta y organismos públicos y agentes sociales.

Jiménez ha incidido en el carácter "integral e integrador" de un plan que "debe de ser útil y un referente para toda la sociedad" y ha detallado cómo "ya se han empezado a crear sinergias con otros organismos, instituciones y asociaciones".

Asimismo, la vicerrectora ha destacado, además, sus posibilidades de desarrollo futuro "a través de acciones en los campos de la docencia y la investigación, que puedan servir de base de la estrategia para atajar este problema".

El vicerrector de Estudiantes ha valorado la prontitud en la respuesta de la Facultad de Psicología y Logopedia cuando, desde la Oficina de Atención al Estudiante, se planteó la inquietud y la necesidad de contar con una hoja de ruta para actuar ante estos casos.

"Al final contamos con un plan muchísimo más ambicioso de lo inicialmente planteado; tanto que finalmente se ha incorporado como una herramienta más de política universitaria, incluida en el catálogo de servicios de salud del Servicio de Atención Psicológica de la UMA para toda la comunidad universitaria", ha agregado.

Por su parte, Isabel Hombrados ha destacado el carácter pionero del plan, "el primero en una universidad española y que incide en uno de los campos que más preocupa a los expertos, porque el número de casos está en aumento". También ha mostrado su deseo de que "este sea el primero de muchos en otras universidades españolas, porque son muy necesarios".

La redactora del I Plan de Prevención de la Conducta Suicida de la Universidad de Málaga, Berta Moreno-Küstner, junto al psicólogo general sanitario, Javier Ramos Martín, ha explicado las líneas maestras de un plan que incluyen, entre otras, estrategias de información y sensibilización; el fomento de formación y la investigación sobre este campo y establecer figuras clave y mecanismos para la actuación ante situaciones de riesgo.

"El plan recoge pautas a la comunidad universitaria de cómo actuar ante riesgos de conducta suicida, propuestas de formación en diferentes grados universitarios, el fomento de la investigación en este campo, y la formación práctica a través de cursos y talleres, entre otras acciones", ha detallado Moreno-Küstner.

Si bien este Plan está dirigido a todo el colectivo universitario (Personal Docente e Investigador, Personal de Administración y Servicios y alumnado), en algunas ocasiones está más enfocado a los estudiantes, por ser el colectivo más numeroso y más vulnerable ante esta conducta.