La Policía Nacional ha detenido el 25 de abril en Málaga a una mujer de 30 años como presunta autora de los delitos de falsedad documental e intrusismo profesional. La investigada trabajaba en un centro de rehabilitación del distrito norte de la capital malagueña desde el pasado 2020, tratando a pacientes de corta edad con problemas de desarrollo cognitivo temprano.

El origen de la denuncia parte del Colegio Oficial de Logopedas, al comprobar que esta persona no figuraba en las bases de datos de los colegiados como titulados, han informado desde la Comisaría provincial a través de un comunicado.

Investigadores de la Comisaría de Distrito Norte de Málaga realizaron la comprobación de la denuncia, determinando que la mujer supuestamente habría falsificado su titulación profesional, obtenida de un compañero de carrera, y habría usurpado el número de colegiada utilizando ambos documentos para su contratación en el centro de rehabilitación.

A finales del pasado año, los hechos fueron puestos en conocimiento de la Fiscalía por parte del Colegio de Oficial de Logopedas, tras solicitar un centro de rehabilitación de la zona norte de Málaga su colaboración con el mismo. Al contrastar el organismo los datos de la supuesta logopeda que se empleaba en el centro, comprobaron que no existía registro profesional de esta persona.

Por este motivo, la autoridad judicial ofició a los investigadores de la Comisaría de Distrito Norte para la averiguación de los hechos. Las pesquisas realizadas por los agentes establecieron que la presunta infractora no habría finalizado sus estudios universitarios, a pesar de llevar año y medio trabajando en el centro de rehabilitación como especialista en logopedia, tratando a menores de edad dificultades de desarrollo cognitivo.

Los documentos aportados por la trabajadora fueron examinados por los investigadores, llegando a la conclusión que la titulación supuestamente habría sido falsificada y el número de colegiado usurpado.

Según la investigación, la mujer habría conseguido el titulo de un compañero de carrera, con el pretexto de ayudarle a buscar trabajo en el centro donde ella se empleaba. Posteriormente, al parecer, habría modificado los datos de la titulación para presentarla como propia, siendo utilizada desde octubre de 2020 fecha en la que fue contratada.

Fruto de las averiguaciones, fueron oídos en declaración el director del centro de rehabilitación y la persona que facilitó la titulación profesional, a fin de determinar el grado de implicación de ambas personas en los hechos.

Finalmente, los agentes procedieron a la detención de la investigada por su implicación en los delitos de falsedad documental, intrusismo profesional y estafa. De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga.