El grupo municipal de Unidas Podemos (UPporMálaga) exige al alcalde que “retome de urgencia las obras de urbanización de la barriada El Chaparral, que se termine la construcción de los viales e infraestructuras básicas que precisa la zona desde hace más de 30 años y que no se repercuta ningún sobrecoste sobre los pequeños parcelistas que conforman esta vecindad”.

La concejala portavoz de UPporMálaga, Paqui Macías, alerta de que “tras décadas de demandas vecinales el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de El Orozco sigue sin culminarse y, una vez que logró ponerse en marcha el proyecto de urbanización con un coste de 1,1 millones y nueve meses de ejecución, que ya se ha sobrepasado, las obras están paradas y se están llevando las máquinas del lugar”.

Macías explica que “Urbanismo traslada a la vecindad que el proyecto no estaba completo y que requiere modificaciones, lo que va a implicar nuevos retrasos y un sobrecoste del 40%. Queda claro que la gestión del PP en materia urbanística es un desastre que acarrea consecuencias nefastas para los vecinos y las vecinas que se están quedando a cuadros: sin las obras necesarias, con graves problemas de accesibilidad y con el sobrecoste que les quieren obligar a asumir a los que son propietarios de parcelas compradas hace más de 30 años y que siguen sin ser urbanizadas”.

La portavoz recuerda que “en marzo de 2021 desde Unidas Podemos defendimos mediante moción que se desbloquease la ejecución del PERI de El Orozco para que, como cualquier otra barriada malagueña, pudiese contar con zonas verdes, infraestructuras básicas, parques infantiles y espacios deportivos. Más de un año después no se ha cumplido esta obligación y todo queda supeditado a una nueva licitación, graves perjuicios para la vecindad y dificultades e inseguridad para acceder al barrio, tanto para los vehículos como para los peatones”.

La concejala de Unidas Podemos, Remedios Ramos, subraya que “El Chaparral y El Orozco son barrios abandonados por el equipo de gobierno del PP y, a pesar de contar con más de mil vecinos y vecinas, el alcalde sigue manteniendo una deuda histórica con ellos. El principal vial fue asfaltado por los vecinos con sus propias manos hace cuarenta años y desde entonces no se había invertido apenas nada más por parte del ayuntamiento, hasta llegar al despropósito actual. Urge una solución y que no se cargue a la vecindad con ningún sobrecostes del que no son responsables”.