Los jueces de Málaga han subido el volumen a la hora de denunciar, como vienen haciendo en los últimos años, la situación de colapso en la que trabajan. La carga existente les hace administrar la justicia, en muchos de los casos, con el doble de asuntos a su cargo de los que recomienda el Consejo General del Poder Judicial. Esta realidad, reflejada en la memoria del año 2021 de la provincia de Málaga, ha provocado "una situación de quiebra técnica" y "el edificio de la Ciudad de la Justicia ya no da más de sí". 

Estas son solo algunas de las "dramáticas" conclusiones a las que se refirió durante la presentación del balance anual el decano de los juzgados de Málaga, José María Páez: "Tenemos mucho más asuntos de los que podemos resolver, tenemos más deudas que posibilidades de pago, para que se nos entienda; el crecimiento experimentado por Málaga se une a una pésima planificación: si vas a hacer nuevos edificios y no has previsto los espacios que necesitas, el edificio ya nace pequeño y ahora la situación es muy preocupante porque se han recuperado los niveles previos a la pandemia e incluso se han superado".

Páez señaló que la preocupación entre los jueces "es máxima" porque el Ministerio de Justicia ha decido que este año se creen en toda España 70 plazas judiciales nuevas, "cuando solo en Málaga harían falta al menos 27". "Lo que le corresponda a Málaga es una incógnita porque veníamos pidiendo treinta juzgados nuevos y el año pasado solo se nos concedieron tres; la administración de justicia es un embudo y, al final, quien tiene que resolver el asunto es el juez pero si hay cien asuntos y el juez solo puede resolver cincuenta, otros cincuenta no se pueden atender", criticó. 

En esta línea, Páez reiteró que "la situación es dramática" y reivindicó que en una parcela cercana a la Ciudad de la Justicia se ponga en marcha la construcción de nuevos juzgados "para poder atender a la creación de nuevos órganos judiciales y no haya que hacer más traslados a las dependencias del Muelle Heredia, como sucedió recientemente". 

Al referirse a este panorama dantesco, Páez expuso que "hay muchos jueces que están de baja y a los que le afecta esta situación a la salud". "Todas las semanas tenemos alguna petición de jubilación parcial porque en Málaga la carga por juez llega a estar en un 261% de su capacidad y eso puede soportarse a una determinada edad pero no siempre", sentenció.

El juez decano llegó a tomar como referencia la escena de la película 'Titanic' en la que "el capitán intenta girar el barco para evitar el impacto con el iceberg". "Nosotros no podemos hacer ni eso, los jueces hemos quedado reducidos a la banda del Titanic y ponemos la música y nada más", expresó Páez.

Al recorrer la deficitaria situación existente en los diferentes juzgados, el juez decano de Málaga subrayó que "los de Primera Instancia son los que se encuentran en una peor situación". "En su última visita, el servicio de inspección hizo un informe en el que solicitó siete juzgados más de primera instancia pero se ha quedado en uno y con eso no vamos ni a la esquina; así es imposible trabajar con la calidad que esperan los ciudadanps", denunció. 

Páez también detalló que "en la Sala de lo Contencioso Administrativo la carga de trabajo asciende a 595 asuntos por magistrado cuando la recomendación del Consejo General del Poder Judicial es que no debe llevar más de 300". "Debería haber el doble de jueces, hay nueve y hemos pedido que al menos sean seis más; según las estadísticas, más de 10.000 asuntos siguen pendientes", recalcó.

Asimismo, señaló que "los 14 juzgados de Instrucción de Málaga asumen una media de 5.013 asuntos por juzgados cuando lo aconsejado es que no se superen los 3.300". "Harían falta seis plazas de magistrados más", apuntó Páez.

El juez decano puso igualmente el foco sobre la "delicada situación" de los juzgados de lo Social, "dónde estamos 500 asuntos por encima de los que puede asumir cada juez". "La carga es de 1.300 asuntos frente a los 800 que recomienda el Consejo Superior del Poder Judicial y hay catorce jueces, por lo que harían falta al menos cinco juzgados más".

El relato de Páez se tornó especialmente dramático cuando se detuvo en la situación de los juzgados sobre violencia sobre la mujer". "Estamos pidiendo un cuarto juzgado porque si no no pueden hacer guardias por la tarde, ahora las guardias la hacen los juzgados de instrucción normales y la víctima que acude por la tarde tiene al día siguiente que volver por la mañana; la víctima tiene que comparecer en su situación dos veces y se está dando un servicio deficiente, si esto no cambia estábamos hablando de pura propaganda, no estamos satisfechos con el servicio que se le da a las víctimas de violencia de género", enfatizó Páez.

En esta línea, Páez indicó que en los juzgados de lo mercantil también se sigue "en unas cifras alarmantes". "Vienen funcionando como un tribunal de instancia a la espera de la regulación que está por venir, tras la creación de un nuevo juzgado harían falta dos plazas más de magistrados", añadió.

El juez decano sostuvo, además, que los juzgados de lo Penal deberían completarse con otras cuatro plazas más de magistrados "porque la media por juzgado es de 502 asuntos cuando lo aconsejable son 400". 

En su análisis, Páez se detuvo también en "todo lo que está soportando la Audiencia provincial porque en las salas penales hay una carga de 368 asuntos por magistrados y harían falta cinco plazas más; y en las secciones civiles cada magistrado cuenta con una media de 437 asuntos y habría que crear seis plazas más, al menos dos por sección".