Tres jóvenes fueron detenidos la madrugada del pasado lunes por su presunta implicación en una agresión sexual a una mujer en La Malagueta. Según fuentes policiales, los agentes de un radiopatrulla de la Policía Nacional sorprendieron a uno de los hombres consumando la violación en la playa y comprobaron cómo otro de los implicados se estaba preparando. La llamada a la policía de una testigo que narró por teléfono cómo los tres implicados se la llevaban a una zona apartada de la playa y la tiraban en la arena fue crucial para evitar que fuera agredida sexualmente por más miembros del grupo. A los arrestados, de 19, 30 y 31 años y nacionalidad marroquí, también les atribuyen un delito de robo con violencia e intimidación, ya que se habrían apoderado del bolso de la víctima, que se encontraba en estado de embriaguez. En el momento de los arrestos, dos de ellos iban indocumentados y el tercero, al que le consta una expulsión en Bélgica, se identificó con un carné de conducir asociado a un Número de Identificación de Extranjeros (NIE). Esta misma tarde pasarán a disposición judicial y podrían conocerse los delitos por los que se les investiga y las medidas cautelares.

Los hechos ocurrieron sobre las 4.00 horas de la madrugada. Las fuentes han explicado que la mujer, guatemalteca de 33 años, salió esa noche de marcha con unos amigos y que, tras quedarse sola en una discoteca de La Malagueta, conoció a un chico de origen marroquí con el que terminó saliendo a dar un paseo. Aprovechándose de su estado de embriaguez, el joven comenzó a llevarla hacia la playa, pero cuando ella se percató de sus intenciones se resistió. Ya con la presencia de otros dos jóvenes, consiguieron llevarla hasta una zona apartada de la playa a la altura de Antonio Martín. Otra mujer que fue testigo de toda esta escena llamó a la policía y la fue narrando en tiempo real, lo que permitió que un radiopatrulla de la Policía Nacional localizar el punto en el que se encontraba el grupo con más rapidez. Los policías sorprendieron a uno de los jóvenes ya sobre la mujer y a otro preparándose para supuestamente continuar con la agresión.

Tras escuchar la versión de la víctima, a la que también le robaron el bolso, los agentes detuvieron a los tres jóvenes y activaron el protocolo propio de las agresiones sexuales que comenzó con el traslado de la mujer al Hospital Materno Infantil.