El Gobierno está tratando de promover la creación de un fondo fiduciario para las víctimas de terrorismo a nivel mundial así como una red internacional de las asociaciones que las representan en el marco del primer Congreso Global de Víctimas del Terrorismo que se celebrará en septiembre en Nueva York y que España patrocina junto con la ONU.

Esos son los dos «objetivos ambiciosos» que el Gobierno se ha fijado de cara a esta cita, según desveló ayer el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, durante la inauguración en Málaga de la Conferencia de Alto Nivel sobre Derechos Humanos, Sociedad Civil y Antiterrorismo después de que el titular de Oficina de Naciones Unidas para la Lucha contra el Terrorismo (UNOCT), Vladimir Voronkov, confirmara la cita.

El primero de ellos, «porque no podemos defraudar a las víctimas», es «la creación de una red global de asociaciones de víctimas del terrorismo que les permita compartir experiencias y reforzar su voz a nivel internacional», explicó.

En segundo lugar, el Gobierno apoya «la creación de un fondo fiduciario para las víctimas del terrorismo que complemente y dé apoyo a las políticas públicas y a aquellas que ya existen a nivel nacional».

El ministro de Exteriores sacó pecho de la importancia que en España se da a las víctimas del terrorismo en la lucha antiterrorista y ha visto en la próxima apertura en Madrid de una oficina de la UNOCT un «reconocimiento» por parte de la ONU al «intenso trabajo» que ha venido realizando nuestro país en esta materia durante los últimos 20 años.

Homenaje a las víctimas

Albares aprovechó para rendir un «emocionado homenaje a todas las víctimas del terrorismo», representadas en la conferencia por algunas asociaciones.

El ministro advirtió de que los terroristas «buscan atemorizar a nuestras sociedades», intentan «enfrentarnos unos a otros» y atacar las instituciones democráticas pero frente a ello «las garantías procesales, la separación de poderes y las bases del Estado de derecho son nuestra fortaleza».

En la misma línea se pronunciaron tanto el secretario general de la ONU, António Guterres, que envió un videomensaje al evento, como el secretario general adjunto de la Oficina de Lucha Contra el Terrorismo de las Naciones Unidas, Vladimir Voronkov. Guterres llamó a «poner a los Derechos Humanos en el lugar que se merecen, en el lugar protagonista de la lucha contra el terrorismo». Mientras, Voronkov reivindicó que la lucha antiterrorismo «ayuda a proteger los Derechos Humanos pero solo si estos se protegen a la vez que se combate el terrorismo».