Kiosco

La Opinión de Málaga

Arrancan las obras de rehabilitación del Convento de San Agustín, que acogerá la Biblioteca del Estado

La Subdelegación del Gobierno confirma el inicio de los trabajos, que estaban previstos para iniciarse en el primer trimestre del año

Maquinaria en el Convento de San Agustín. Álex Zea.

Casi tres décadas después de que el Convento de San Agustín echase el cierre definitivo, por fin, comienzan las obras de rehabilitación de este emblemático edificio del centro de Málaga, que acogerá la Biblioteca Pública del Estado.

La Subdelegación del Gobierno ha confirmado el inicio de los trabajos, que estaban previstos para iniciarse en el primer trimestre del presente año, fecha que se ha acabado dilatando debido a la complejidad de la obra y su tramitación.

Será la unión temporal de empresas (UTE) integrada por Ecsa, Reca y Bañuls la encargada de desarrollar los trabajos de restauración de este convento del siglo XVI con una duración de 45 meses, por lo que el espacio no estará listo, al menos, hasta principios de 2025. El presupuesto de las actuaciones asciende a 14,9 millones de euros (IVA incluido).

La intervención pretende que la transformación del conjunto no se convierta únicamente en un inmueble cuyo uso sea ser visitado como objeto de turismo, sino también ofrecer un nuevo uso que constituya al mismo tiempo la promoción de la cultura, de forma que el objeto sea ordenar los espacios para desarrollar en ellos la Biblioteca.

Años en el abandono

Tras 27 largos años en el abandono que contribuyeron a un penoso deterioro de la infraestructura, el centenario Convento de San Agustín volverá a la vida para ser la sede definitiva de la Biblioteca Pública del Estado, que actualmente se encuentra en una ubicación provisional en la avenida de Europa, en concreto, en un edificio antaño almacén de productos de droguería.

Tras la marcha de los agustinos, el convento dejó atrás su función de residencia religiosa y pasó por multitud de usos, pasando a ser un hospital, juzgados, escuela, la sede de la Facultad de Filosofía y Letras e incluso un centro de idiomas para extranjeros.

El proyecto impulsado por el Gobierno en 2018 garantiza la conservación y recuperación de su riqueza arquitectónica, así como la puesta en valor de los importantes restos arqueológicos hallados en su interior. Una actuación que sin duda revitalizará la zona en la que está enclavado, entre el Museo de Málaga y la Catedral.

Así, tras una larga espera, desde la calle Pedro de Toledo ya se puede observar cómo la maquinaria ya ha accedido al espacio y los operarios comienzan a realizar los primeros trabajos de restauración.

Vista de las obras desde la calle Pedro de Toledo. Álex Zea.

Compartir el artículo

stats