Dos de los detenidos por la presunta violación de una mujer en La Malagueta han ingresado en prisión provisional, comunicada y sin fianza por orden judicial y el tercero ha quedado en libertad sin medidas cautelares. Según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), a la espera de que la instrucción judicial lo confirme, los tres jóvenes son investigados por "un presunto delito contra la libertad sexual consistente en una posible agresión sexual y otro de robo". Las fuentes han añadido que esas medidas fueron acordadas ayer por la jueza del Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga, que es el que estaba de guardia, y que esta se inhibirá en favor del Juzgado de Instrucción número 5, que será el encargado de continuar con la investigación.

Los hechos se conocieron sobre las 4.00 horas de la madrugada del lunes, cuando una mujer llamó a la policía para denunciar que una joven estaba siendo llevada por tres varones hacia una zona apartada de la playa de La Malagueta a pesar de que ella se resistía. La testigo, que fue relatando en tiempo real a la Policía Nacional todo lo que veía a través de la Sala del 091, permitió que los agentes de un radiopatrulla localizaran al grupo con gran rapidez y evitar que la violación fuera grupal. Según fuentes cercanas al caso, los policías sorprendieron a uno de los implicados ya sobre la víctima, que se encontraba en estado de embriaguez, mientras que otro de los investigados se encontraba junto a ellos en la arena preparándose para continuar la supuesta agresión sexual.

La víctima, guatemalteca de 33 años, aseguró que la habían forzado y que echaba en falta su bolso, por lo que los agentes activaron el protocolo propio de las agresiones sexuales. Detuvieron a los tres varones presentes, de 19, 30 y 31 años y nacionalidad marroquí, como presuntos autores de una agresión sexual y de un robo con violencia e intimidación y la víctima fue trasladada al Hospital Materno Infantil.

La joven declaró que esa noche salió de marcha con unos amigos y que, tras quedarse sola en una discoteca de La Malagueta, conoció a un chico de origen marroquí con el que terminó saliendo del establecimiento. Aprovechándose de su estado de embriaguez, el joven habría comenzado a llevarla hacia la playa, pero cuando ella se percató de sus intenciones se resistió. Ya con la presencia de los otros dos jóvenes, consiguieron llevarla al punto en el que fueron sorprendidos por la policía.

Las fuentes han destacado la importancia de denunciar posibles hechos delictivos, ya que fue la llamada de una mujer al 091 la que alertó de que había visto a una mujer muy ebria que podría ser forzada sexualmente.