Kiosco

La Opinión de Málaga

Turismo

Las viviendas turísticas defienden que se obligue a instalar medidores de ruido

AVVA asegura que la mayoría de los gestores profesionales ya cuentan con sonómetros instalados y apoyan que se exijan, al menos, a los pisos con problemas de convivencia reincidentes - El Ayuntamiento descartar forzar su instalación

Un bloque de apartamentos turísticos en Málaga. L. O.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, anunció esta semana que el Ayuntamiento estaba planteando la instalación de medidores de ruido en las viviendas turísticas como medida para luchar contra el exceso ruido que padece la ciudad.

Ayer, un día después del anuncio, tuvo que aclarar que el Consistorio tendrá «muy difícil» obligar a los propietarios a instalar sonómetros en sus alojamientos y que, en todo caso, tendrá que partir de la iniciativa privada «por el bien de su negocio».

«Hay algunas que lo han hecho, pocas todavía. Es cuestión de preguntarles cómo reaccionan para que recuerden a los que están allí [huéspedes] que no pueden molestar a los vecinos del entorno, por el bien de su propio negocio, su propia empresa», recalcó el alcalde de Málaga. «Porque si molestan demasiado acabará haciéndose tan imposible la convivencia que a lo mejor los vecinos del entorno presionan para que no siga estando. Por tanto, es un tema absolutamente privado».

De manera que el papel del Ayuntamiento de Málaga se limita, según señaló De la Torre, a fomentar la «cultura del autocontrol» entre los propietarios.

En concreto, estos dispositivos monitorizan únicamente el nivel de ruido en la vivienda sin registrar sonidos ni conversaciones, de manera que se garantiza la privacidad de los huéspedes.

Por ello, se trata de una herramienta muy conocida en el sector de las viviendas turísticas, según explica la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA). Su secretario general, Álvaro Graciani, afirma que la mayoría de las empresas gestoras de pisos turísticos lo tienen «porque es muy cómodo, ya que en el momento en que hacen un poco de ruido te avisan».

Tanto es así que desde AVVA defienden la obligatoriedad de tener instalados estos dispositivos en las viviendas turísticas, especialmente en aquellas donde hay problemas de convivencia reincidentes.

Pensamos que estaría genial que todo el mundo tuviese que tener este sonómetro, sobre todo en los reincidentes. En el momento en que hubiese cualquier problema de ruido, pues que a esa vivienda se le obligase a tener el sistema

decoration

«Pensamos que estaría genial que todo el mundo tuviese que tener este sonómetro, sobre todo en los reincidentes. En el momento en que hubiese cualquier problema de ruido, pues que a esa vivienda se le obligase a tener el sistema», añade Graciani.

Incluso lo incluyen en un decálogo de buenas prácticas firmado por AVVA y el Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla: «Compromiso de la instalación de un medidor de sonido en caso de molestias reiteradas por ruido».

Según explica el presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía, Carlos Pérez-Lanzac, en Málaga capital solo el 0,05% de las pernoctaciones en estos pisos generan problemas de ruido con los vecinos pero siempre se concentran en las mismas viviendas.

«Desde el sector pedimos que haya mecanismos legales para poder expulsar de estas viviendas a estos inquilinos que están realizando molestias», añade Pérez-Lanzac.

Para ello, Álvaro Graciani explica que están trabajando con el Ayuntamiento de Málaga para elaborar un protocolo para que junto a la Policía Local, los propietarios puedan echar a aquellos huéspedes que no cumplan con las normas de convivencia.

«Sabemos que normativamente es complejo. Puede ser que estemos todos de acuerdo pero articularlo jurídicamente es más complicado», añade.

Despedidas de soltero

En cuanto a la polémica sobre las despedidas de soltero, el presidente de la Asociación de Hostelería de Málaga (Mahos), Javier Frutos, pidió ayer «no demonizar» estos eventos en general ya que muchas de ellas se realizan como «cualquier celebración».

No obstante, sí lamentó haya «grupos de chicos o chicas que van vestidos de forma no decorosa porque eso al final no es atractivo para una ciudad que busca una línea de calidad».

En este sentido, indicó que la mayoría de restaurantes «prohíben la entrada» con vestimentas «poco decorosas» o por salidas de tono con temas de ruidos, «pero no hay que denostar lo que es la despedida como tal».

Sobre qué podría hacer la ciudad para evitar estos grupos, el presidente de Mahos apuntó al derecho de admisión de los establecimientos y, además, recalcó que mantendrán «en breve» una reunión con el Ayuntamiento, dentro de las que se tienen habitualmente, en la que podría abordarse el tema de las despedidas de solteros que provocan problemas.

Compartir el artículo

stats