El Juzgado de Primera Instancia Número 18 de Málaga ha determinado que un contrato de tarjeta de crédito revolving suscrito en 2003 es usurario y por tanto nulo. Ante esta situación, el banco Wizink tendrá que devolver al afectado, un vecino de Málaga, un total de 46.700 euros, incluyendo 31.970 euros por intereses remuneratorios y 10.900 euros por prima de pagos protegidos.

Las tarjetas y créditos revolving permiten a sus titulares disponer rápidamente de dinero a devolver a plazos. Sin embargo, en la mayoría de los casos los intereses remuneratorios pactados en su contratación son muy elevados y la información proporcionada por las financieras emisoras muy escasa. Esta peligrosa combinación ha llevado a miles de afectados en toda Málaga a contraer deudas inasequibles que se prolongan indefinidamente.

Esta ha sido la realidad para un malagueño durante 18 años. Según señaló la defensa, dirigida por la Plataforma Recupera Revolving, “la TAE se situaba en un 26,82% cuando el interés medio de los créditos al consumo correspondientes a las tarjetas de crédito y revolving es algo superior al 20% según las estadísticas del Banco de España”.

Esta significativa diferencia de 6,82 puntos ha sido el factor determinante para que el magistrado señale la existencia de usura en el contrato, declarado nulo. Como resultado, Wizink devolverá al titular de la tarjeta 46.700 euros.

Desde Recupera Revolving animan a todas las personas que tengan una tarjeta de crédito con intereses elevados y modalidad de pago a plazos a revisar las condiciones del contrato: “Podrían tener una tarjeta revolving sin saberlo y recuperar el dinero que han pagado de más durante años”.