La falta de claridad sobre el tipo turno de trabajo que se establecerá en junio en la Policía Nacional está provocando la incertidumbre entre los agentes. Así lo denuncia Jupol, el sindicato mayoritario del cuerpo. Sus responsables llevan tiempo reclamando que el denominado 6x6 (trabajar seis días seguidos en jornadas que combinan turnos de mañana, tarde y noche y descansar otros seis), instaurado durante la pandemia para evitar contagios y vigente a día de hoy, debería consolidarse definitivamente y sustituir al "obsoleto" 6x5. Según el secretario provincial de Jupol Málaga, Miguel Millán, el 6x6, se ha venido prorrogando desde que se puso en marcha en 2020 y ha tenido una gran acogida entre los funcionarios en todos los sentidos. "Ha demostrado que permite a los policías una mayor conciliación familiar, un mejor descanso y, por tanto, una mejora en la salud que a nuestro modo de ver se ha notado positivamente en la motivación y el rendimiento de los agentes", explica. En lo profesional, considera que el modelo antiguo obliga a coordinar 11 equipos de trabajo, un método en el que los agentes coinciden con varios inspectores y subinspectores con formas muy diferentes de trabajar: "El actual es un turno que posibilita una distribución y organización más simple, eficaz y eficiente de los efectivos"

Sin embargo, las noticias que llegan al sindicato es que el Ministerio del Interior y la cúpula policial pretenden volver al 6x5 a partir del 31 de mayo, fecha límite de la última prórroga. Uno de los síntomas, añade, es que en la Comisión de Personal y Proyectos Normativos que ha tenido lugar hoy en Madrid no han sabido dar respuesta al sindicato y sus responsables se han levantado de la mesa. "La información que tenemos es que quieren volver al 6x5 porque el actual sistema afecta a nuestro rendimiento. Incluso hemos leído en prensa que el Ministerio considera que en nuestro sexto día de trabajo ya estamos pensando en nuestra libranza y eso es falso", apunta Millán antes de indicar que, sea cual sea el sistema de turnos que apliquen, "ya van tarde", porque ya está condicionando las vacaciones de verano de los funcionarios.