Un centenar de personas participó el domingo pasado en una recogida de residuos de las playas de El Peñón del Cuervo y de La Araña principalmente niños, divididos en once equipos, que lograron reunir unos media tonelada de desechos.

La iniciativa estuvo patrocinada por FYM-HeidelbergCement Group, junto con la entidad deportiva Real Club Candado y el Ayuntamiento de Málaga.

 

Los voluntarios se repartieron por equipos y el que más residuos recogió fue el formado por miembros del equipo de remo El Candado cuyos integrantes recibieron regalos y tuvieron la posibilidad de escoger una entidad malagueña a la que la fábrica de cemento hará una donación económica de 500 euros, eligiendo la asociación de atención a Mujeres Operadas de Cáncer de Mama de Málaga (Asamma).

 

La iniciativa se enmarca dentro del programa 'La Economía Circular: una responsabilidad de todos', una iniciativa que FYM-HeidelbergCement Group puso en marcha hace tres años junto con el Ayuntamiento de la capital, para sensibilizar tanto a su personal como a colectivos de su entorno sobre la necesidad de reducir, reciclar y reutilizar residuos.

 

Imagen de uno de los equipos participantes. L.O.

El director de Estrategia y Transformación de Italcementi, Tomás Azorín, manifestó que la iniciativa "supone un nuevo paso en la colaboración entre FYM-HeidelbergCement Group y el Real Club El Candado". 

Dentro de este programa de colaboración, impulsado por el Club El Candado, se ha incrementado el número de papeleras para la separación selectiva de los residuos en las instalaciones deportivas; se ha sustituido materiales plásticos por otros más respetuosos con el medio ambiente, se ha instalado carteles para la concienciación del respeto al medio ambiente y se está sustituyendo la luminaria tradicional por otras de bajo consumo.

Compromiso con el entorno

La colaboración de FYM-HeidelbergCement Group a través de este programa de concienciación ambiental se ha extendido también a nueve colegios e institutos, a los que la fábrica de cemento les ha repartido papeleras específicas para promover la separación de residuos como el papel y los envases.

Esta iniciativa foma parte del objetivo 'Ser un buen vecino' en el que la compañía viene trabajando como parte de sus Compromisos de Sostenibilidad 2030 y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Una de ellas es el programa de voluntariado de los empleados de la Fábrica de la Araña, con las asociaciones Banco de Alimentos de la Costa del Sol (Bancosol), Madre Coraje, Fundación Harena, Arrabal, AMFREMAR y GEA.