El consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo, destacó ayer la colaboración entre el sector privado y el sector público como un elemento indispensable para contribuir al desarrollo económico de Andalucía y abogó por reproducir las mejores prácticas de cada provincia para que la comunidad avance a un mismo ritmo y no a dos velocidades, durante su intervención en el primer encuentro empresarial ‘Jaén vive en Málaga’, organizado por la CEA y CaixaBank.

«Estamos orgullosos de que Málaga sea un ejemplo de éxito y que haya sido capaz de transformarse y de reinventarse con ese convencimiento de que podía ser una ciudad tecnológica, cultural y turística, que recibe nómadas digitales gracias al teletrabajo», dijo Bravo, que defendió que en la provincia de Jaén «tenemos muchos recursos y potencialidades» por desarrollar.

Así, durante su intervención, Bravo abogó por «captar esas buenas experiencias para transformarlas realmente en oportunidades de actividad, de empleo, de negocio y que al final consigamos construir una Andalucía que trabaje a la misma velocidad». Resulta fundamental, apuntó, que Andalucía pueda generar esa «oportunidad» a los jóvenes que están completando sus estudios para arraigar el talento a la comunidad y que éste no se vea obligado a marcharse fuera.

En este sentido, el consejero puso en valor el trabajo que están desarrollando las universidades andaluzas y apostó por trabajar conjuntamente desde lo público y lo privado en el diseño de una formación que sea capaz de atender la demanda de nuevos perfiles laborales.

«En Jaén tenemos ejemplos de empresas que están haciendo cosas muy interesantes, porque cuando se junta gente con talento y que hace las cosas diferentes, solo pueden salir cosas buenas», dijo. Sin embargo, admitió que las administraciones tienen que hacer un esfuerzo mayor en la provincia en el ámbito de las infraestructuras y las comunicaciones, que resultan imprescindibles para poder atraer iniciativas privadas y proyectos.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, destacó las oportunidades que la provincia ofrece en los ámbitos turístico, tecnológico y logístico para las empresas de Jaén, y apostó por más mecanismos de cooperación entre ambas provincias en el sector agroalimentario y en las iniciativas para luchar contra la despoblación.

El presidente de la patronal andaluza, Javier González de Lara, destacó la fortaleza económica de Málaga, que «puede ser un gran apoyo» para Jaén porque, entre otros aspectos, es «la puerta de entrada de todo el turismo en Andalucía», y puede ser «un eje enorme» para que ambas puedan desarrollarse.

A modo de conclusión, el director territorial de Caixabank, Juan Ignacio Zafra, apuntó que Málaga es «un gran tirón» para Jaén, que tiene «potencialidades muy importantes» y «debería ser la provincia tractora de la relación con Madrid».