La Audiencia Provincial de Málaga ha confirmado la condena al exárbitro de fútbol de Primera División y exgerente de la empresa municipal Málaga, Deportes y Eventos, José Luis Paradas Romero, por tres delitos leves de coacciones.

Paradas fue condenado en primera instancia por el Juzgado de Instrucción número 5 de Málaga por realizar más de un centenar de llamadas al exconcejal de Ciudadanos Juan Cassá y a dos asesores suyos pero recurrió ante la Audiencia.

La Sección Novena de la Audiencia de Málaga ha rechazado el recurso presentado por el acusado que alegó indefensión y error de valoración de la prueba, entre otros argumentos, y confirma la sentencia dictada en septiembre de 2021 y que motivó que dimitiera como gerente de la empresa municipal.

Tras la condena, Paradas tendrá que pagar la multa de 1.080 euros a la que fue condenado y ya se le ha requerido para el pago de la misma, según han informado a EFE fuentes judiciales.

Paradas fue condenado como autor de tres delitos leves de coacciones a la pena por cada uno de ellos de dos meses de multa a razón de una cuota diaria de seis euros y se le absolvió de tres delitos leves de amenazas por el que también había sido acusado.

Durante el juicio, celebrado el pasado 22 de septiembre, el acusado aseguró que nunca había realizado las llamadas y explicó que el 11 de marzo de 2020 le hackearon su cuenta de Facebook.

Juan Cassá recibió 41 llamadas con número oculto y uno de sus asesores recibió 87 y el otro 42 y la intención "era perturbar la libertad de actuación de los denunciantes llegando a producir en los mismos una situación de estrés y desasosiego que afectó de forma leve a sus actividades diarias", según la sentencia.

Paradas dio el salto a la política como candidato número 4 de Ciudadanos por Málaga al Congreso de los Diputados tras ejercer como empresario del sector inmobiliario y estar veintisiete años en el arbitraje.