El Juzgado de Instrucción número 13 de Málaga ha ordenado este miércoles el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Rubén G.R., el conductor de 26 años detenido como presunto autor del atropello con fuga en el que murió un joven y otros tres resultaron heridas. Según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), esta medida se ha tomado a petición de la Fiscalía y de la acusación particular y al investigado se le atribuye un presunto delito de asesinato y otros tres en grado de tentativa. Por su parte, la autoridad judicial dejó en libertad provisional al hombre que presuntamente iba de copiloto en el momento de los hechos bajo la condición de comparecer en sede judicial cada 15 días. Arrestado por la Policía Nacional como presunto autor de un delito de encubrimiento, las fuentes explicaron que estaría investigado "como cómplice de los delitos que se atribuyen al presunto autor de los hechos", aunque deberá ir concretándose a lo largo de la instrucción de la causa.

El suceso se conoció sobre las 6.35 horas del pasado domingo, tras el cierre de una discoteca de la calle Isaac Peral. El servicio de Emergencias recibió varias llamadas de testigos que alertaban de que se había producido un atropello de varios peatones, uno de los cuales se encontraba inconsciente sobre la calzada. Los sanitarios del 061 desplazados al lugar nada pudieron hacer por salvar la vida de este último, mientras que otros tres fueron trasladados al Hospital Regional. Una chica de 20 años fue dada de alta poco después y otros jóvenes quedaron ingresados, uno de 23 años con una fractura en la pierna que requirió quirófano y otro de 24 con un traumatismo renal que precisó su ingreso en la UCI.

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hizo cargo de un caso que siempre se vinculó a una trifulca previa entre dos grupos en el interior del establecimiento que, tras el cierre del local, continuó en la calle. Durante la misma, una de las partes se subió a un Volkswagen Golf blanco y el conductor fue en busca de la otra con la intención de embestir a sus rivales, pero terminó arrollando a un grupo que no tenía nada que ver con la disputa, tal y como avanzó este diario el mismo domingo. De hecho, los supervivientes han declarado que fueron embestidos cuando intentaban levantar del suelo al fallecido, ya que este había sido golpeado con una botella por parte del bando opuesto al de los arrestados.

La fuga del conductor y su acompañante apenas duró un día. La Policía Nacional, que reunió numerosos testimonios y recopiló imágenes de cámaras de seguridad, confirmó la detención del conductor y su acompañante a mediodía del lunes, ambos españoles de 26 años.