El sindicato CSIF ha denunciado con motivo del Día Nacional de la Seguridad Privada, que se celebra este sábado 21 de mayo, «la falta de medios y el intrusismo laboral que soporta el colectivo», que suma 7.000 profesionales en la provincia de Málaga y unos 20.000 en Andalucía. Además, la central critica que el gremio de vigilantes de seguridad privada haya soportado pérdidas socioeconómicas «insostenibles» que rondan el 30% en las tres últimas décadas, y considera que es necesario «introducir medidas que eviten el deterioro de sus condiciones laborales y repongan parte de los derechos arrebatados al colectivo». El CSIF afirma que las empresas «pirata» y la, a su juicio, «poca colaboración» del Ministerio del Interior, junto al intrusismo laboral hayan llevado al colectivo «a una precarización extrema que urge atajar». Por otro lado, afirma que la Ley de Seguridad Privada «no se ajusta a la realidad del sector y, en muchas ocasiones, deja en situación de desprotección al trabajador, como cuando son víctimas de agresiones en el desempeño de sus funciones».