Kiosco

La Opinión de Málaga

Agricultura

La cosecha de almendra en Málaga caerá un 18% por la sequía y el estado sanitario del cultivo

En Andalucía bajará un 11,42% por las inclemencias meteorológicas y el año seco aunque, con casi 30.000 toneladas, sigue liderando la producción nacional

Almendros en una finca rural. L.O.

La cosecha de almendra en Andalucía para la campaña 2022-2023 se situará en las 29.939 toneladas, según las estimaciones realizadas por el Grupo de Trabajo de Frutos Secos de Andalucía, en el que participan las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, AEOFRUSE y Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía. De cumplirse las previsiones, la comunidad reduciría en un 11,42% la producción respecto a la campaña precedente, algo que se achaca a las inclemencias meteorológicas y a la sequía. En el caso de Málaga, la merma esperada es del 18,75% (unas 1.300 toneladas frente a las 1.600 toneladas del año anterior) debido tanto a la sequía y al estado sanitario del cultivo

Con los datos actuales, el incremento de la superficie en toda Andalucía destinada a la producción de almendra ha compensado la bajada de producción general como consecuencia de las inclemencias meteorológicas, las restricciones en la dotación de agua (1.750 metros cúbicos por hectárea) por el decreto de sequía en la cuenca del Guadalquivir y la incidencia de enfermedades en el desarrollo del fruto. Andalucía, pese al esperado descenso de producción, revalidaría así su liderazgo nacional, con cerca del 50% del total de la almendra recogida en España (61.684 toneladas).

El Grupo de Trabajo de Frutos Secos de Andalucía teme que el estado sanitario de los árboles pueda causar daños en futuras campañas en las zonas tradicionales de cultivo. Por ello, reclama un seguro que sea capaz de dar respuesta de manera ágil y real a los problemas del cultivo de la almendra. 

En cuanto a la estimación por provincias, Sevilla aporta casi una tercera parte de la producción regional (9.000 toneladas, si bien el nivel productivo es un 13,5% inferior al del año pasado, aunque el gran incremento de superficie de almendro (1.136 hectáreas), compensa la caída de producción por la falta de dotación de agua y la incidencia de las enfermedades. 

Por su parte, Granada, a pesar de tener el mayor incremento de superficie de Andalucía (9.801 hectáreas), registrará un retroceso productivo del 22% por la falta de lluvias durante todo el año, los problemas sanitarios provocado por los temporales y por las bajas temperaturas. La producción será de 8.500 toneladas. 

En Córdoba, donde se esperan 5.700 toneladas, también destaca el gran incremento de la superficie productiva, que alcanza las 1.028 hectáreas. Aunque mantiene el nivel productivo, cuenta con un decreto de sequía que recorta la dotación de riego a menos de un tercio de su dotación normal lo que, unido a las incidencias de enfermedades merma su capacidad productiva.

En Almería se prevé una disminución de la cosecha de un 25,76% con respecto al año pasado hasta dejarla en 3.302 toneladas por el impacto de la sequía, las heladas y las enfermedades que han afectado al cultivo. 

Porcentualmente, la provincia de Jaén presenta la subida más importante, con una estimación en 892 toneladas, un 78,4% superior al año anterior (500 toneladas). Las heladas tardías redujeron su producción a la mitad, si bien cabe señalar que la producción se ha visto afectada por las restricciones de agua recogidas en el decreto de sequía y por la incidencia de enfermedades en el cultivo.

Por su parte, Huelva presenta una cosecha parecida al año anterior, lo que unido al incremento en la superficie productiva se traducirá en un aumento de la producción del 1,84%. En concreto, se estiman unas 662 toneladas.

Compartir el artículo

stats